presentada por
Menú
Marcan Coman y Lewy

¡0-2! El Bayern gana merecidamente en Wolfsburgo

¡El mejor regalo que a veces se puede hacer incluso el mismo homenajeado! En su 116 cumpleaños, el Bayern consiguió una merecida victoria en el Wolfsburgo. Ante el subcampeón de liga y campeón de Copa, los de Múnich ofrecieron un partido competitivo con un 0-2 (0-0). Los goles fueron anotados por Kingsley Coman (66’) y Robert Lewandowski (74’).

Ante 30.000 espectadores en un abarrotado Volkswagen Arena, ambos equipos ofrecieron un duelo vistoso a los ojos. Con mejor optica para el Bayern, que aprovechó su superioridad y golpeó por dos veces en ocho minutos con dos goles, gracias a lo cual los campeones, al menos temporalmente, ponen su ventaja en la cima en once puntos.

Alineaciones

A excepción de los aún lesionados Holger Badstuber, Jerome Boateng, Javi Martínez y el sancionado Rafinha, Pep Guardiola tenía a toda su plantilla disponible. La máquinaria rotativa del catalán no fue tal cuatro días después del agotador partido en Turín (2-2). Sólo Arturo Vidal y Thiago salieron del equipo por Xabi Alonso y Coman. El entrenador del Wolfsburgo, Dieter Hecking, no hizo cambios respecto al 1-1 contra el Hertha del pasado fin de semana.

Buena entrada de Ribéry

No sólo sobre el papel el Bayern afrontaba el partido con total poder ofensivo. También sobre el campo los bávaros comenzaron con presión total, cambiando a menudo de banda y fijando atrás a los lobos. La mejor oportunidad del Bayern en la primera mitad fue resultado precisamente de un intento de despeje de Naldo para el Wolfsburgo (11’). Los anfitriones se estiraron después del cuarto de hora, y tuvieron poco antes del descanso su mejor ocasión por medio de Marcel Schäfer (45’).

La segunda parte, sin embargo, comenzaba como la primera - con el Bayern dominante, y casi se puso por delante. Sin embargo, el asistente de Manuel Gräfe anuló el gol legal de Lewandowski (54’). Y unos segundos más tarde, el polaco mandó el balón por encima de la portería (55’) - ¡mala suerte! Sin embargo, diez minutos más tarde los aficionados del Bayern pudieron celebrarlo después de que Coman rematara a la red (66’) - ¡el 0-1!

El gol le dio al Bayern un impulso extra para seguir de nuevo con su juego, sobre todo con la entrada de Franck Ribery en el campo. Y no pasó mucho tiempo hasta que obtuvo de nuevo recompensa por el esfuerzo ofensivo constante: sólo ocho minutos después del primer gol, Lewandowski remató a la red artísticamente con el exterior (74’) – el partidazo estaba decidido. ¡Un buen regalo de cumpleaños para el Bayern!