presentada por
Menú
2-2 tras ir 0-2

El Bayern mantiene sus opciones de pasar a cuartos de UCL

¡Qué partido! El FC Bayern sigue con opciones en Liga de Campeones y afronta en una buena posición el partido de vuelta en Múnich. El conjunto bávaro terminó empatando 2-2 ante la Juventus de Turín –llegó a la final de la Champions la edición pasada-, aunque desaprovechó una ventaja por 0-2 que ostentó durante 60 minutos de manera completamente merecida. El determinante partido de vuelta se celebrará el 16 de marzo en el Allianz Arena.  

Los 41.332 espectadores que presenciaron el encuentro en el Juventus Stadium, de los cuales cerca de 3.000 defendieron los colores del Bayern, fueron testigos de un intenso partido que dominó claramente el Bayern pero que se topó con una férrea defensa típicamente italiana. Thomas Müller antes del descanso (43’) y Arjen Robben (55’) al poco de reiniciarse el juego adelantaron al Bayern, pero la Juve devolvió el golpe, primero por medio de Paulo Dybala (63’) y después a través de Stefano Sturaro (76’), que entró en la segunda parte. No pudo ser la tercera victoria del Bayern contra la Juve.

Alineación

Tres días después del 3-1 en liga ante el Darmstadt 98, Guardiola introdujo tres cambios en su once titular. Además de Juan Bernat y Thiago, Philipp Lahm fue el capitán del Bayern y sumó su partido número 100 en Liga de Campeones; de modo que Rafinha, Kingsley Coman y Serdar Tasci cedieron su hueco a los tres mencionados jugadores. Medhi Benatia volvió a disponer de minutos tras superar su lesión. Por su parte, Tom Starke, Sebastian Rode y Tasci no fueron convocados.

En la Juventus hubo cuatro cambios respecto a su último partido de liga contra el Bolonia (0-0): Sami Khedira, Juan Cuadrado, Paulo Dybala y Mario Mandzukic (ex del Bayern) fueron titulares, ocupando el sitio de Stefano Sturaro, Roberto Pereyra, Simone Zaza y Álvaro Morata.

Típico encuentro de UCL

"Tenemos que atacar de forma inteligente”, había avisado Guardiola el día anterior. Su receta era clara: mantener al rival lo más lejos posible de nuestra portería por medio de mucha posesión de balón y generar ocasiones de gol. Y así es como salió el Bayern de inicio, controlando el desarrollo del juego de forma clara. A excepción de Manuel Neuer, durante largos periodos de la primera parte todos los jugadores en el campo se encontraban en la mitad de la Juventus.

La escuadra local partió con dos filas de cuatro jugadores muy juntas, reduciendo espacios libres y tratando de anular los potenciales pases del Bayern. Los de Guardiola tuvieron que ser pacientes hasta que lograron encontrar huecos y así crear peligro, pero pecaron de imprecisión en las ocasiones que dispusieron. Müller (13‘) desaprovechó la ocasión más clara a escasos metros de la portería de Buffon, fallando también (23’/41’), Bernat (31’) y Lewandowski (32’).

La Juventus basó su juego en su defensa, para aprovechar los robos de pelota y rapidamente montar contraataques. De esta guisa creó peligro Mandzukic (1‘/12‘). Todo parecía indicar que la primera parte terminaría 0-0, pero la insistencia del Bayern se vio recompensada. Gracias a una combinación entre Robben y Costa, el esférico llegó finalmente a Müller, que desde ocho metros puso el 0-1 en el marcador de forma más que merecida (43’).

El Bayern comenzó la segunda parte sin cambios entre sus filas, mientras que en la Juve entró Hernanes por Claudio Marchisio. Aquellos que esperaran unos Bianconeri más ofensivos, quedaron decepcionados. El Bayern retomó el segundo acto con el control sobre el juego y siguió azotando la portería turinesa. Y así llegó en el minuto 55 el 0-2, finalizando Robben un contraataque conducido por Thiago y Lewandowski.

Sin embargo, el desarrollo del juego cambió completamente. La Juve dejó más espacios y en seguido se reenganchó en el marcador con un gol de Dybala (1-2, 63’). Unos minutos más tarde, y poco después de entrar al campo, Sturaro anotó el empate (2-2) en el minuto 76. La Juventus aumentó su dominio sobre el juego y dispuso de ocasiones claras de gol, buscando sin fortuna el 3-2. Terminó la cita con 2-2 en el luminoso, un resultado que garantiza emociones fuertes y mucho fútbol en el partido de vuelta en Múnich.