presentada por
Menú
El Allianz Arena

El hogar del Bayern

El Allianz Arena es sin duda un estadio a visitar. Y si es posible realizarlo durante la disputa de un partido la experiencia quedará para siempre en el recuerdo. Pues además del magnígico ambiente existente en las gradas, podrá ver el contraste entre el intenso rojo de la iluminación exterior del estadio y el siempre especial atardecer de Múnich.

Uno siente la magia que una construcción puede despertar en una persona, pues la arquitectura es también un arte. Algo que queda patente en el Allianz Arena. Existen ya muchos estadios modernos en todo el mundo, pero ninguno se erige ni es tan reconocible con su iluminación exterior como el Allianz Arena.

En poco tiempo el templo futbolístico de Múnich se ha hecho un nombre a nivel mundial. El 31 de mayo de 2005 quedó oficialmente inaugurado con el amistoso que disputaron el FC Bayern y la selección alemana. Desde aquel día hasta hoy en el estadio muniqués se han disputado una gran cantidad de partidos y finales ante la presencia de los 71.000 espectadores que abarrotan el recinto en cada duelo del Bayern como local.

La mayor fachada de ETFE del mundo

Los responsabes del ambiente tan especial del Allianz Arena son los arquitectos Jaques Herzog y Pierre de Meuron. Sobresale la impresionante fachada compuesta por 2.760 paneles romboidales metálicos de ETFE, la más grande del mundo, que recubre una superficie de 66.500 m². Además el estadio cuenta con 6.000 m² de superficie destinada a bares y tiendas, así como el mayor parking de Europa con más de 10.000 plazas de aparcamiento.
 

No es de extrañar que el Allianz Arena haya conseguido según un estudio de la revista política ‘Cícero’, convertirse en el recinto deportivo más querido de Alemania y entrar en el top diez de los monumentos nacionales más importantes a los pocos años de su inauguración.

Sueño, referéndum ciudadano, colocación de la primera piedra

Pero el camino hasta la construcción del Allianz Arena fue largo. Ya en 1997 se presentó el proyecto para la construcción de un nuevo estadio, pero hasta el año 2001 no se puso realmente en marcha. El FC Bayern y el TSV 1860 Múnich llegaron a un acuerdo para la construcción de un estadio común. Tras la mayoría obtenida en un referéndum ciudadano celebrado en otoño de 2011, el camino para la construcción de un nuevo estadio en Fröttmanning quedaba por tanto libre.

La colocación de la primera piedra del nuevo estadio se realizó el 21 de octubre de 2002. Tras sólo tres años de construcción, todo un tiempo récord, el estadio más moderno de Europa estaba listo para acoger la celebración de eventos deportivos y, sobre todo, la disputa de partidos de fútbol. El propietario del estadio es desde entonces la sociedad Allianz Arena München Stadion GmbH, que originalmente pertenecía al FC Bayern y al TSV 1860 en su 50%. Ambos clubes compartían a partes iguales los derechos del estadio.

Debido a sus problemas financieros el TSV 1860 decidió vender su participación en la sociedad al FC Bayern en el año 2006, por lo que el FC Bayern es el único propietario del Allianz Arena.