presentada por
Menú
El batidor de records

Klaus Augenthaler

Nadie ha igualado aún el registro de Klaus Augenthaler, con sus siete ligas y tres copas alemanas con el Bayern, además del mundial de clubes 1990.

Klaus Augenthaler recogió honores como ningún otro jugador, convirtiéndole en el jugador más laureado de la historia de la Bundesliga. Con el Bayern, 'Auge' ganó el campeonato liguero siete veces (1980, 1981, 1985, 1986, 1987, 1989, 1990), la Copa DFB tres (1982, 1984, 1986) y llegó en dos ocasiones a la final de la Copa de Campeones de Europa (1982, 1987).

En cualquier caso, el año 1990 provó ser el más glorioso en una carrera ya ilustre. Augenthaler añadió una estrella a la camiseta de la Selección Alemana con la victoria 1-0 sobre Argentina en la final del Mundial en Roma, y eso unas pocas semanas después de haber levantado el trofeo de la Bundesliga hacia el cielo bávaro por séptima vez. "Admito sentirme orgulloso por ser el jugador con más medallas de campeón" confiesa hoy en día.

'Auge' jugó 404 partidos para el Bayern y 27 para Alemania, marcando 52 goles en la Bundesliga. El más conocido de ellos llegó el 19 de agosto de 1989, cuando marcó el tanto de la victoria de los muniqueses en una victoria 0-1 en casa del Eintract Frankfurt. El que fuera líbero y capitán entre 1984 y 1991, superó al portero del Frankfurt, Uli Stein, con un disparo desde el centro del campo, logrando el que fuera nombrado el "Gol de la Temporada" y "Gol de la década".

Su apodo 'Auge', sacado de su apellido, pero que significa "el ojo" en alemán, da una idea de su habilidad para leer la jugada y controlar el partido desde atrás. Inicialmente ocupó la posición de medio centro, aunque posteriormente fue un líbero clásico.

Augenthaler colgó las botas en 1991 y se convirtió en asistente técnico en Múnich, ganando la Copa de la UEFA 95/96 y levantando la ensaladera de la Bundesliga 96/97. Entre 1991 y 1997 fue segundo entrenador de Jupp Heynckes, Sören Lerby, Erich Ribbeck, Franz Beckenbauer, Giovanni Trapattoni y Otto Rehhagel.

Cuando Ottmar Hitzfeld llegó el 1 de julio de 1998 trajo consigo a Michael Henke y la directiva del Bayern persuadió a Augenthaler de seguir ejerciendo en otro equipo. En una ocasión declaró: "El Bayern siempre lo sido todo para mí, creo que incluso pienso en rojo y blanco".

Salón de la fama