presentada por
Menú
Lewy y Robben en racha goleadora

Un "estable" Bayern emprende el camino

Un "estable" Bayern emprende el camino

Diez días, cuatro partidos, cuatro victorias, todas con (al menos) dos goles de diferencia: el Bayern de Múnich avanza por la senda de la victoria. En la estupenda victoria 1-3 (0-2) en Augsburg el club bávaro volvió a poner toda la carne en el asador. "Hemos jugado muy bien, sobre todo en la primera mitad" dijo un satisfecho Karl-Heinz Rummenigge tras el triunfo con el que los muniqueses se afianzan en el liderato de la clasificación. Grande era también la alegría de Mats Hummels: "Queremos estar en lo más alto de la tabla."

El acierto frente a la meta rival lo tuvieron el sábado por la tarde Robert Lewandowski y Arjen Robben. Tanto uno como el otro hicieron temblar la normalmente muy sólida defensa del Augsburg (que sólo había encajado hasta la fecha 11 goles, el mejor registro del club) y fueron mutuamente asistentes de sus goles. Los dos primeros primeros llegaron en el transcurso de tan solo dos minutos (19' y 21'). "Tras los dos goles teníamos el partido bien controlado" analizaba Carlo Ancelotti, que se congratulaba del juego de equipo de su delantera. "Lewandowski y Robben han combinado bien. Eso es importante para el equipo" dijo el italiano.

El polaco puso fin en Augsburgo a una sequía goleadora de 481 minutos. "Siempre es fenomenal cuando marcas. Puede pasar que durante unos cuantos partidos no logres hacer ningún tanto, no somos máquinas" comentó con calma el delantero. "Vuelvo a sentirme bien. ¡Con mucha fuerza!" Y fue Robben el encargado de asistir sus dos dianas: "Fue increíble cómo jugó" se alegraba Lewandowski. El polaco le devolvió el favor dándole el pase para el 0-2. Robben estaba feliz: "Todo ha salido bien con Robert. Además fueron unos bonitos goles, con velocidad."

"En Eindhoven tenemos que jugar igual de bien"

El holandés se alegraba además de que los muniqueses hubiesen podido sacar la lección correcta del partido ante el Eintracht Frankfurt dos semanas antes, donde el Bayern desperdició una ventaja 1-2 aun con superioridad numérica. "Hemos aprendido de eso. Fue una advertencia" dijo Robben. "Siempre tenemos que jugar a tope y con agresividad." Aun así, los muniqueses "acusaron un poco de dejadez tras el 0-3" como observó Mats Hummels, "en esos momentos tenemos que mantener la seriedad." En general el Bayern tiene que estar muy satisfecho, como dijo Rummenigge: "Volvemos a tener mucha estabilidad en el juego y nos hemos merecido totalmente llevarnos los tres puntos."

Mientras tantos, las semanas de dos partidos siguen sucediéndose. El domingo el equipo entrenó en Säbener Straße y ya el lunes viajará a la ciudad de Eindhoven, en Holanda, donde el martes (20:45 CEST) tendrá lugar el cuarto partido de la fase de grupos de la Champions League. Con una victoria sobre el PSV el Bayern daría un paso de gigante hacia los octavos de final. "Aún no estamos clasificados, pero es que además queremos ser primeros de grupo. Por lo tanto, en Eindhoven tenemos que jugar igual de bien para hacernos con los tres puntos" señalaba Rummenigge.

Noticias