presentada por
Menú
Tras el segundo triunfo a domicilio

El Bayern aun tiene "mucho margen de mejora"

No, el Bayern no tuvo un sábado fácil en Bremen, y eso en más de un aspecto. El club bávaro comenzó su viaje de regreso a Múnich con más de media hora de retraso tras la conclusión de la trabajada victoria 1-2 (0-2) en casa del Werder. El motivo: Javi Martínez y Rafinha fueron retenidos en el Weser-Stadion a causa del control obligatorio anti-dopaje.

Pero los 90 minutos anteriores ante los 42.100 espectadores que llenaban las gradas del estadio de Bremen también tuvieron sus complicaciones y no fueron como les hubieran gustado al equipo y al entrenador Carlo Ancelotti. En cualquier caso se logró la segunda victoria (como visitante) tras el parón invernal, con la que se afianza el liderato por delante del inmediato seguidor RB Leipzig. Aunque nadie se mostró rebosante de alegría tras la 13ª victoria liguera consecutiva ante el Werder Bremen.

Goles de Robben y Alaba

"Están contentos con el resultado, pero no con el modo en que hemos jugado, sobre todo en el segundo tiempo" describía Ancelotti los ánimos en el vestuario tras el pitido final. "Nos alegramos por los puntos, claro, pero sabemos que no ha estado suficientemente bien" decía Arjen Robben mostrando espíritu autocrítico. El holandés marcó el primer tanto del Bayern en el minuto 30. David Alaba (45'+1) duplicó la ventaja justo antes del descanso con un vistoso libre directo.

Tras la reanudación "perdimos el hilo", como dijo Ancelotti. Max Kruse (53') recortó distancias para un entregado Bremen que nunca tiró la toalla. "Tras el gol en contra perdimos un poco nuestra idea de juego y sólo defendimos" analizaba Ancelotti. "Cuando vas ganando 0-2, lo que debes hacer es sentenciar el partido" señalaba Robben. "Hemos perdido el control sobre el juego en la segunda parte. Eso no puede ser así cuando vamos ganando 0-2."

Dominante y con solvencia

Mats Hummels también coincidía en que el Bayern no mostró "la resistencia necesaria" ante el 15º clasificado en la segunda mitad. "Hemos dejado que el Bremen se metiera en el partido muy fácilmente y dejamos que nos comieran el terreno" completaba Hummels. "Nos habíamos imaginado a nosotros mismos más dominantes y con más solvencia" seguía el zaguero, al que actuación en Bremen le pareció "un poco escasa".

De modo que al final, junto a los tres puntos, el aspecto positivo que le quedó al Bayern fue comprender que "tenemos que volver a jugar mejor fútbol", como formulaba el portero Manuel Neuer. Preferiblemente el próximo sábado, en el partido en casa ante el FC Schalke 04. Robben alabó el carácter de su equipo y "que a pesar de haber ganado, no estamos contentos. Si queremos conseguir algo tenemos que hacerlo mejor que hoy." El capitán Philipp Lahm señaló: "Aún hay mucho margen de mejora."

Noticias