presentada por
Menú
"Locura de partido"

El Bayern lleva la locura a la grada

Como una sola voz, los hinchas del Bayern entonaron el "Stern des Südens" después de que el colegiado Bastian Dankert decretara el final del partido. 8-0 (3-0) se impuso el líder de la clasificación al Hamburger SV, y el Allianz Arena se puso a festejarlo como bien merecía el marcador. "Ha sido probablemente el mejor partido que hemos hecho esta Bundesliga" opinaba Karl-Heinz Rummenigge deshecho en elogios hacia el equipo, que esa tarde había dado unas muestras de capacidad de juego, precisión y empuje que orquestaron un rendimiento perfecto.

"Ha sido realmente divertido" se alegraba Thomas Müller, que en su papel de constructor del juego había hecho el mejor partido de esta temporada liguera, como dijo Rummenigge. Con una gran jugada, el bábaro puso las bases del prólogo: Arturo Vidal remató desde 16 metros su pase y comenzó el torrente goleador de la noche (17'). "En cierto momento la cosa iba sola" comentaba Müller, "el Hamburg se quebró en cierto momento, lo que tiene sentido desde el punto de vista psicológico. Aunque nosotros también forzamos los espacios para lograr bonitos goles."

"Oh, wie ist das schön!"

Robert Lewandowski reclamó también su papel como protagonista. En el transcurso de media hora (penalti 24', 42' y 54') el máximo goleador firmó su tercer triplete de la temporada; la sequía goleadora se había terminado hacía tiempo. "Sabemos que tenemos un gran potencial" dijo el polaco tras sus goles 17, 18 y 19, "después de cada gol queremos seguir adelante y marcar más. Ha sido un partido de locura." También estaba satisfecho el capitán Philipp Lahm: "Hemos hecho muchos goles y permitido pocas ocasiones en defensa."

También Alaba daba con la tecla en el minuto 56 haciendo el 5-0 - otra vez con asistencia de Thomas Müller. "Hay suficientes jugadores que han tenido acierto de cara a la meta" dijo Rummenigge. "Quizás esta asistencia es un buen ejemplo de lo que siempre digo: el gol no lo es todo para mí, también me alegro cuando puedo ayudar a mis compañeros" dijo Müller, que se convierte en el máximo asistente de la Bundesliga con 11 en su haber. Entre los dos goles de Kingsley Coman (64' y 69') la curva sur entonó el canto de "Super-Bayern". Para el tanto final de Arjen Robben (87') sonó el clásico "Oh, wie ist das schön!" (¡Oh, qué bonito!).

"Será difícil jugar mejor"

Especialmente contento estaba también el jefe, Carlo Ancelotti, que disputó frente al Hamburger SV su 1.000º partido oficial como entrenador. "No esperaba que fuera así de bien. ¡Ha sido un tope de calidad!" exclamaba el italiano "Será difícil jugar mejor" sabía Ancelotti. "Su milésimo partido y ganamos por 8-0 – qué más se puede pedir. Espero que nos invite a algo" bromeaba Arjen Robben. Antes de la victoria número 591 de Ancelotti, el entrenador sólo había logrado una goleada superior: "En una ocasión, por 9-1 con el Real Madrid."

Nadie espera ver otro festival goleador del Bayern de Múnich en las próximas fechas, "son partidos difíciles los que nos esperan" mencionaba Ancelotti. Ya el próximo miércoles será el Schalke 04 quien visite el Allianz Arena para disputar los cuartos de final de la Copa DFB. "Será un partido totalmente diferente" afirmaba el presidente Rummenigge, "hace un par de semanas no pasamos del empate aquí. Para el Schalke fue un resultado más que merecido. Afrontamos el partido con mucho respeto." Lahm sabe que los próximos rivales no se lo pondrán fácil: "Juegan bien en ataque, se desempeñan bien con el balón en los pies y juegan hacia adelante con el objetivo claro." ¡Así que el partido con el Schalke 04 será también un espectáculo!