presentada por
Menú
Ribéry regresa pisando fuerte

"La máquina" ha vuelto

Tras más de cuatro semanas de baja, el miércoles volvió a jugar Franck Ribéry - ¡y cómo jugó! El francés firmó un espléndido partido para el merecido triunfo 3-0 (3-0) ante el FC Schalke 04 en los cuartos de final de la Copa DFB. "Me alegro y estoy contento. Era mi primer partido tras todo un mes" se alegraba tras el partido por su regreso. "Ribéry lo ha hecho muy bien. Me alegro por él. Está en forma y ha jugado sin problemas durante más de 60 minutos" se mostraba satisfecho también Carlo Ancelotti la vuelta de su alero.

El italiano no fue el único en elogiar el trabajo del de 33 años. "La máquina" describía a su colega David Alaba, quien también elogiaba la recuperación del galo. "Estaba lesionado, regresa a la cancha tras un buen tiempo y está de nuevo a tope. Es digno de admirar como trabaja sobre el campo. Y también como ha trabajado en la recuperación para celebrar así su regreso y cómo se le ha dado el partido contra el Schalke."

Participó en todos los goles

Un vistazo a las estadísticas muestra que el austriaco no estaba exagerando para nada. Más del 81% de los pases de Ribéry encontraron al compañero y el extremo tomó partido en casi todas las ocasiones de gol. Ante todo, la conjunción con Robert Lewandowski funcionó a la perfección. En el 1-0, Ribéry pasó el balón por el centro con mucha clase para que el polaco la recogiese en carrera y superase a Fährmann con una vaselina. Todavía no se habían jugado ni tres minutos.

Poco después Ribéry volvió a encontrar el hueco para el pase al área hacia Lewandowski. El máximo goleador del Bayern puso asistir a Thiago a la perfección (16'). "Nos entendemos muy bien, también fuera de la cancha. Es un jugador extraordinario. Junto con él, uno siempre tiene ganas y siempre puede pasar algo" opinaba Lewandowski el día después en una entrevista con FC Bayern.tv live (la entrevista completa estará disponible a partir del jueves a las 18:00 CET en FC Bayern.tv live). Las posibilidades se volvieron a ver en el minuto 29, cuando Ribéry encontró a Lewandowski atrás y le sirvió el 3-0.

El Schalke no creó ocasiones

Pero el francés no sólo mostró sus capacidades en ataque. Con la presión temprana consiguió sumar muchas recuperaciones de balón. Claro está que no actuaba solo. El Bayern sometió al Schalke a mucha presión desde el principio y apenas dejaron salir de su mitad del campo a los visitantes. Los mineros no realizaron ni un solo tiro a puerta durante los 90 minutos.

Ni siquiera cuando el Bayern, durante el segundo tiempo, levantó el pie del acelerador. Ribéry ya no se encontraba en la cancha en ese momento. En el minuto 67 fue sustituido por Kingsley Coman. Los hinchas del Allianz Arena le vitorearon y le aplaudieron a la salida.

Esencial

Mats Hummels opinó de corazón en la zona mixta tras la conclusión del partido sobre si Ribéry era un jugador prescindible: "De ninguna manera. Es único en su clase, siempre da el balón, se nota cuando está jugando. Siempre es duro para nosotros cuando falta. Cuando está, siempre es un refuerzo increíble que enriquece nuestro juego."

Ahora sólo queda la cuestión de con quién se encontrará el Bayern en semifinal: ¿con el Sportfreunde Lotte o el Borussia de Dortmund? A Ribéry le da lo mismo, lo importante es jugar. Las cuatro semanas anteriores fueron suficientemente largas.