presentada por
Menú
Pase a cuartos

"Sabemos exactamente lo que queremos"

Los comensales de la cena pospartido recibieron al equipo con una ovación en el "Grand Ballroom 2" del Hotel Landmark. Dos horas antes, el cuadro muniqués había goleado 1-5 al Arsenal, cerrando una eliminatoria de octavos perfecto: 10-2 en el global. 

"He de aprovechar esta ocasión para felicitar a Carlo Ancelotti y a todo el equipo", afirmó Karl-Heinz Rummenigge durante su tradicional discurso. Por sexto año consecutivo se encuentra el Bayern entre los 8 mejores equipos de Europa (16 en total) , nuevo hito en la historia de la entidad.

Con los pies en el suelo

Pese al buen resultado, la euforia ha sido frenada de inmediato en el vestuario del campeón de 2001 y 2013. "Hacemos bien si no nos colgamos ahora el cartel de favoritos a ganar la Champions League. Estamos en cuartos de final, y todos los que están clasificados o se clasificarán, serán huesos duros“, recordó Rummenigge y añadió: "debemos mantener la tranquilidad. No tenemos que soñar, sino mantener la tranquilidad cuando afrontemos los cuartos".

Y ciertamente el duelo de vuelta contra los Gunners no fue tan fácil. "Ha sido más complicado que lo que refleja el 10-2. Tuvimos problemas contra este rival durante la primera parte hoy y en Múnich. Debemos aprender de esto, tenemos que afrontar los partidos concentrados y con valor desde el inicio. En la Champions League no puedes permitirte una mitad floja, un partido flojo“, resaltó Rummenigge.

Sin presión tras el penalti 

"El resultado no refleja lo sucedido sobre el campo", reconoció también el propio Ancelotti. El técnico habló de un "partido difícil" ante un valiente Arsenal que merecidamente se adelantó en la primera mitad gracias a un gol de Theo Walcott. "Deberíamos haber controlado mejor el partido. No tuvimos tanta claridad en la creación de juego, no estuvimos tan bien con el esférico como suele ser habitual“, explicó Ancelotti. "Salimos relajados. Los primeros 50 minutos no fueron nada buenos“, subrayó Mats Hummels.

El penalti y expulsión de Laurent Koscielny cambió el partido. Robert Lewandowski no perdonó y "la presión desapareció, con un hombre máś, metimos más goles luego", indicó Ancelotti. Arjen Robben, Douglas Costa y Arturo Vidal, en dos ocasiones, certificaron la mayor goleada a domicilio del Bayern en Champions League desde febrero de 2014, curiosamente también ante el Arsenal.

Paso a paso

"Con el tanto de penalti el partido se nos puso de cara", afirmó un Rummenigge que reconoció "haber sufrido en la primera mitad".  Hummels se mostró en la misma línea y recomendó "analizar el partido del Emirates Stadium de manera realista" para afrontar los próximos partidos. El Bayern conocerá a su próximo rival el próximo 17 de marzo en el sorteo que se celebrará en Nyon (Suiza).

El Bayern quiere más, de eso no hay duda. "Vamos a ir paso a paso, sin euforia. Ahora estamos en cuartos. Y ahí solo llegan los equipos más fuertes. Será muy complicado", comentó Robben antes de concluir: "Los cuartos no deben ser nuestro final. Sabemos exactamente lo que queremos".

Noticias