presentada por
Menú
Imágenes con historia

Scholl resbala en Londres con fortuna

Los libres directos eran uno de sus puntos fuertes. Cuando Mehmet Scholl colocaba el esférico sobre el césped, muchos porteros temían que la pelota pasara la barrera. "Scholli" dejó muchos tantos para el recuerdo a balón parado, pero el de esta foto ante el Arsenal fue de todo menos estético.

Hablamos del 5 de diciembre del año 2000. Segundo partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones. El partido no empezó bien para los muniqueses. Thierry Henry adelantó a los Gunners en el marcador a los 4 minutos. En el 55 Nwankwo Kanu hizo el 2-0. Sin embargo, Michael Tarnat metió de nuevo al Bayern en el partido con el 2-1 y en el minuto 66 Scholl se dispuso a lanzar una falta al borde del área.

El dorsal número del 7 del Bayern golpeó desde 25 metros de distancia y se resbaló cuando contactó con el esférico. El lanzamiento fue perfecto y el cuero se coló por la misma escuadra. El guardameta Alexander Manninger no pudo hacer nada y el partido acabó 2-2.

Ese fue el primer enfrentamiento del Bayern con el Arsenal en la máxima competición continental, un choque que ya es un clásico de la Champions. Desde entonces, ambas escuadras se han medido en 12 ocasiones. Con ese empate, el Bayern se situó como líder del grupo por delante del Olympique Lyon, Spartak de Moscú y el Arsenal. Ya no lo abandonarían y, tras superar cuartos y semifinales se impuso en la gran final al Valencia en la tanda de penaltis (6-5) y conquistó su primera "orejona" en 25 años.

Noticias