presentada por
Menú
El Bayern entre la frustración y el orgullo

"Un estupendo equipo con un estupendo carácter"

El aplauso no quería acabar, puede que en Madrid fuera incluso más largo que los de aquellas tardes en las que el FC Bayern sumó nuevos éxitos. Los invitados de la sala "Cúpula" del hotel The westin palace estaban orgullosos de su equipo, el equipo (y el equipo tras el equipo) que había hecho un gran partido ante el vigente campeón aun a pesar de su eliminación en los cuartos de final - todos estaban de acuerdo con esto.

"Fuimos testigos de un increíble partido de fútbol" dijo Karl-Heinz Rummenigge en su tradicional discurso. "Tras 90 minutos habíamos logrado una victoria 1-2. Si reviso esos 120 minutos no puedo más que quitarme el sombrero ante el equipo." Thomas Müller dijo: "Cuando tras 90 minutos has logrado en Madrid una victoria 1-2 significa que, en cualquier caso, has hecho algo bien, aun cuando el nuestro no fue un partido perfecto."

"Hemos puesto todo nuestro corazón sobre la cancha"

De hecho, los muniqueses lo dieron todo y más para una tarde de éxitos. "Pusimos todo nuestro corazón sobre la cancha" dijo un decepcionado Mats Hummels, que el martes fue "un poco más allá del límite del dolor" - lo mismo que Jérôme Boateng, compañero de Hummels en el centro de la defensa. "Dimos y probamos todo lo necesario para ganar el partido." La disposición, esa voluntad, fue uno de los muchos factores sobre los que opinó el presidente Rummenigge en su charla: "Tenemos un estupendo equipo con un estupendo carácter."

"Se ha podido ver que el equipo tenía coraje y que quería pasar de ronda a toda costa" sabía también Philipp Lahm, al que le habría gustado que su último partido europeo fuera a principios de junio en Cardiff. Tras el gol de penalti de Robert Lewandowski (53') y el tanto en propia meta de Sergio Ramos (77'), el Bayern estaba en el buen camino, aun a pesar del tanto de la igualada en medio mediante Cristiano Ronaldo (76').

El Bayern aguantó a pesar de todo

"No podemos echarnos nada en cara" dijo Boateng, "lo hemos intentado todo, pero está claro que recibimos los goles cuando estábamos en inferioridad numérica." Arturo Vidal (84') ya había sido expulsado por doble amarilla antes de la prórroga, aunque la acción del chileno "ni siquiera fue falta", como se quejaba Rummenigge. "Le habíamos dicho a Arturo que tenía que tener cuidado en la disputa de balón" aclaró Robben tras el final, "pero toca balón con claridad." No ayudó que el centrocampista tuviera que abandonar el partido: "Tener que jugar en inferioridad numérica ante un equipo como el Real Madrid es, claro está, una tara."

Pero incluso tras este revés, los muniqueses hicieron una actuación brillante. Los visitantes pasaron casi toda la primera mitad de la prolongación sin problemas, atacaron en alguna que otra contra y pudieron lograr el tercer gol con el preciso disparo de Costa (98'). En lugar de eso, Cristiano Ronaldo (104') ensombreció los corazones bávaros antes de la pausa. "Fuera de juego claro" protestaba Rummenigge, quien contenía una "enorme rabia." Philipp Lahm sentenciaba: "En lo que se refiere a las decisiones arbitrales, nos tocó las de perder." El 3-2 de Ronaldo (109') también partió de posición antirreglamentaria, y el gol de Marco Asencio (112') terminó de sentenciar a los visitantes.

El doblete como nuevo objetivo

"Hemos jugado un fútbol de hombres y hemos mostrado que somos dignos representantes del FC Bayern" decía Müller con orgullo por el partido firmado por el equipo. "Fue respetable aun con la eliminación, pero cuando eres tú el que te eliminas, nada puede ayudarte." Arjen Robben también subrayaba los aspectos positivos: "El equipo merece un gran elogio, hemos hecho un muy buen partido." Pero al mismo tiempo, el holandés no podía esconder su "gran frustración y decepción. Tenía la sensación de que podíamos conseguirlo." Como si la derrota no fuera suficientemente mala, además se lesionó Manuel Neuer en el pie - la exploración que se le practicará en Múnich nos dirá la gravedad del daño.

La frustración es lo que deben conservar ahora los bávaros; quizás puedan transformarla en energía positiva para los partidos que quedan hasta el final de la temporada. "La derrota fue amarga, pero pienso que con frecuencia hemos sacado energía de las derrotas. Es por lo que se le conoce al Bayern" dijo Rummenigge. "Ahora vuelve a ser el momento en el que tenemos que sacar fuerzas de la derrota." Ancelotti lo ve del mismo modo: "Ahora tenemos que mirar hacia el futuro, hacia la Bundesliga y la Copa DFB. Y la próxima temporada volveremos a atacar la Liga de Campeones." Alaba dijo: "El doblete es nuestro próximo objetivo. ¡Queremos estar en lo más alto al final!"