presentada por
Menú
"El balón no quiso entrar"

El Bayern lucha contra la fortuna

No ayudo el hecho de que el Bayern haya marcado 103 goles esta temporada. No ayudó el haber efectuado 21 disparos a puerta esa tarde. Tampoco ayudó que Arjen Robben saltara al campo como capitán del Bayern por primera vez en Bundesliga. Es decir, el hombre que ha hecho casi tantos goles en Bundesliga (85) como todo el once titular del Hoffenheim al completo (86). Nada fue de ayuda. Simplemente el balón no quería entrar en la portería.

"Tuvimos ocasiones de lograr el empate. Pero hay días en los que las cosas no salen. Así es el fútbol" opinaba Carlo Ancelotti tras el 1-0 (1-0) en casa del TSG 1899 Hoffenheim. "Nos ha faltado un poco de suerte. El balón no quería entrar" dijo Robben. En lugar de en las mallas, el balón terminó en el larguero (45'), en el exterior de la red (73'), en las manos de Oliver Baumann, arquero del TSG (55' y 90'+1) o en los pies de algún otro rival (73', 90'+3).

"No nos puede pasar"

Pero eso no es más que una explicación para la segunda derrota liguera de la temporada, la primera tras el parón invernal. Otra explicación fueron los primeros 45 minutos. "Nuestra primera parte no fue buena" reconocía Ancelotti. La intensidad en el juego rival, que llegaron repetidamente con peligro a nuestra meta con sus rápidos contragolpes, "soprendió un poco" a nuestro equipo. Sven Ulreich impidió en dos ocasiones que el esférico entrara (9' y 40'). El disparo que terminó entre las redes fue de Andrej Kramaric (21').

"El primer tiempo fue totalmente innecesario. No nos puede pasar algo así" expresaba Robben, "no hemos mantenido bien la posición, siempre fuimos un paso por detrás, dejamos demasiados espacios, no defendimos bien en bloque. El Hoffenheim aprovechó eso bien." Mats Hummels hablaba de "tontas pérdidas de balón. Así fue como el Hoffenheim cobró confianza y creó presión."

"Por eso tengo un buen presentimiento"

Tras el descanso, una estampa diferente. "El segundo tiempo fue mucho mejor, como debía ser. Fuimos superiores, creamos ocasiones" opinaba Robben. "Entonces jugamos tan bien como durante las últimas semanas. Por eso tengo un buen presentimiento y creo que el sábado será muy distinto" dijo Ulreich pensando en el encuentro con el Dortmund. "Tenemos que traernos ese segundo tiempo, jugar muy bien contra el Borussia de Dortmund y estar listos para la Liga de Campeones" decía el capitán interino Robben, que abandonaba Hoffenheim decepcionado. "Tengo que preguntarle a Philipp si puedo volver a ser capitán. Porque no puedo dejarlo así, claro."