presentada por
Menú
El luchador cuarteto del Bayern

"Tuvimos que ir más allá de la barrera del dolor"

Lo entregaron todo, lucharon, apretaron los dientes todos juntos. Sobre la participación de Robert Lewandowski, pero sobre todo de Jérôme Boateng y Mats Hummels, pesaba un gran signo de interrogación. Fue poco antes del partido cuando se decidió que los tres jugarían.

"Lo digo sinceramente, no pensaba que fuera posible jugar hoy el partido" reconocía Mats Hummels antes del encuentro. El de 28 años se lesionó hace unas semanas en el tobillo durante un entrenamiento y apenas pudo ejercitarse desde entonces. Junto con Boateng, que se lesionó el fin de semana en los aductores, formó en Madrid el centro de la sólida defensa.

Todo quedó atrás

Los dos recuperaron nueve balones cada uno para su equipo. Con ello se convirtieron en los mejores recuperadores del lado del club bávaro. Para ello, ambos tuvieron que obviar sus molestias, como aclaraba Hummels: "Jérôme y yo hemos ignorado los impedimentos corporales, de un modo u otro. Tuvimos que ir más allá del umbral del dolor e intentamos todo lo necesario para ganar el partido." Durante el partido no se notaba que ambos jugadores iban tocados al encuentro.

Pero tan pronto como el juego se interrumpía, se veían con frecuencia caras de dolor, leves cojeras o ejercicios de estiramiento. Sobre todo Boateng tuvo grandes problemas desde mitad del segundo tiempo. "El músculo no ha resistido más en cierto momento. He intentado evitarlo, pero no era tan sencillo" dijo el de 28 años, que intentó "jugar con un poco de más cuidado." Y lo hizo con mucho éxito, ya que Boateng fue el que más balones despejó en el Bayern.

La impresionante cuota de Lewandowski

Cuando el balón superaba la defensa, Neuer estaba entre los tres palos. El arquero internacional volvió a la plantilla de su operación en el pie poco antes del partido de ida e hizo un partido sobresaliente. Hizo seis grandes paradas en el Santiago Bernabéu y fue el mayor respaldo de su equipo. Nada pudo hacer para evitar los goles en contra que llegaron y en el 3-2 sufrió una fractura en el pie izquierdo. Así que tuvo que jugar con ese dolor durante gran parte de la prórroga. El tiempo que esté a partir de ahora de baja lo sabremos después del examen que se le practicará el miércoles.

Pero Neuer aguantó a su equipo durante gran parte del partido, como lo hizo también Lewandowski, cuyo 0-1 puso otra vez al club en la lucha por la semifinal. El polaco fue baja en el partido de ida por una contusión en el hombro, pero ésta no se notó más el martes. El delantero no evitó ningún duelo y marcó el penalti con seguridad. Fue su sexto penalti convertido en la Liga de Campeones - de seis que ha lanzado.

Frustración y orgullo

Pero todo ello no sirvió por desgracia para la victoria, pero el rendimiento mostrado se ganó los respetos para el cuarteto. "Cuando he visto cómo han jugado Hummels, Boateng, Lewandowski y Manuel Neuer no he podido más que quitarme el sombrero" alababa el presidente Karl-Heinz Rummenigge a sus cuatro fantásticos. Del mismo modo, mostraba Hummels "frustración y decepción" tras el partido, pero también "algo de orgullo."

Este orgullo es algo que debe llevarse consigo tras el encuentro, porque todavía queda por hacer. "Queremos asegurarnos el campeonato y hacer lo propio con la copa en las próximas semanas. Ése será el próximo punto álgido" dijo el campeón del mundo. La semifinal se jugará ante el Borussia de Dortmund. A la pregunta de si volverá a estar a punto para jugar, Hummels contestó: "¡Lo esteremos!" Así que volverá a luchar y a apretar los dientes.