presentada por
Menú
La Supercopa, un paso importante

Los jugadores del Bayern escuchan a su técnico

En las horas previas a la Supercopa, Carlo Ancelotti pidió a su equipo actuar con "personalidad y motivación". Y su equipo lo implantó sobre el césped del Signal Iduna Park. A tres minutos del final, el Bayern caía 2-1 ante el cuadro amarillo, pero el club bávaro nunca se rinde. Tras varias llegadas, se forzó el empate y la tanda de penaltis.

Desde los once metros los muniqueses fueron mejores y además Sven Ulreich atajó dos de los lanzamientos rivales, certificando así el primer título de la temporada. "Se ha visto las ganas de victoria", reconoció Thomas Müller tras el 6-7 (4-5 en los penaltis). "Estamos muy contentos por haber podido decantar el choque a nuestro favor", añadió Mats Hummels.

Igualó en dos ocasiones

Y eso que el partido no empezó precisamente bien para el Bayern. Christian Pulisic aprovechó un error muniqués en la salida de balón para hacer el 1-0 a los 12 minutos. Robert Lewandowski solo tardó 6 minutos en igualar la contienda (18´). Los hombres de Ancelotti asumirían el mando hasta el descanso. "Jugamos especialmente bien tras el tanto en contra, realizamos una buena presión", explicó Hummels.

"En la segunda parte nos dejamos ir un poco. Y entonces tuvimos más problemas", añadió el central. En esa fase del partido Pierre-Emerick Aubameyang golpeó de nuevo para los locales (71´). El primer título de la temporada parecía escapársele al Bayern hasta que Joshua Kimmich, a falta de 2 minutos, remató al borde del área pequeña y entre Lukasz Piszczek y Roman Bürki enviaron la pelota al fondo de sus redes (88´). Con el 2-2 se llegó al final del partido. En los penaltis, los hombres de Ancelotti certificaron su 6ª Supercopa, récord absoluto en el fútbol germano.

Bueno para la confianza

"Estoy muy feliz por haber ganado el título. Hemos mejorado mucho en comparación con los últimos amistosos", subrayó Hummels. "Hoy vimos en parte al Bayern que todos queremos ver", explicó el héroe del partido Ulreich.

El cuadro muniqués va por buen camino aunque, naturalmente, aún no funciona todo a la perfección. "Ha sido el primer partido de la temporada", recordó Lewandowski. Una victoria especial que seguramente reforzará la confianza del grupo.

"Debemos seguir apretando. Solo se trata de un partido. Ahora dispondremos de semanas normales de entrenamiento en las que podremos seguir trabajando para llegar a finales de agosto al nivel que todos nos imaginamos", resaltó Hummels. En dos semanas llega el debut liguero ante el Bayer Leverkusen. Si el equipo continúa en la línea ascendente mostrada ayer, los aficionados del Bayern podrán disfrutar una temporada más con los suyos.

Noticias