presentada por
Menú
Después de la derrota en París

"Hay que levantarse pronto"

"Creo que ha sido una derrota muy amarga", con esas palabras comenzó Karl-Heinz Rummenigge su tradicional discurso pospartido de las noches europeas. El Bayern acababa de caer derrotado 3-0 (2-0) en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions-League ante el Paris Saint-Germain y el primer puesto del grupo se complica "Lo que vimos esta noche no fue el nivel del Bayern de Múnich", añadió Rummenigge.

El Bayern llegaba "muy motivado" al "duelo de prestigio" (Rummenigge) de anoche disputado en el Parc des Princes, tal como reconoció Niklas Süle. Pero el choque no empezó nada bien. A los dos minutos Dani Alves adelantó a los locales y propició que el plan del PSG saliera a la perfección desde el inicio. Neymar, Edinson Cavani y Kylian Mbappé aprovechaban los espacios a la contra y la defensa del Bayern sufría en cada destello galo.

"Encajar un gol al  minuto es el peor escenario imaginable. Entramos en su juego", comentó decepcionado Arjen Robben tras el pitido final. El Bayern reaccionó bien al 1-0, dominando el juego y generando ocasiones. Pero la de anoche no sería la mejor actuación de los muniqueses de cara a puerta.

"Teníamos que atacar y el PSG nos esperó para salir a la contra. Dispusimos de ocasiones pero no de equilibrio para frenar esas contras. Esa fue la clave", aseguró el técnico Carlo Ancelotti. En una de esas contras aumentó Cavani (31´) la ventaja parisina antes del descanso. "No debe sorprendernos que el París haya mostrado su potencial tras haberse puesto 1-0", subrayó Joshua Kimmich.

En la reanudación el Bayern siguió buscando el tanto que lo metiera de nuevo en el partido ante un "rival pasivo", tal como recalcó Thomas Müller. "Dispusimos de bastantes espacios, pero no los aprovechamos. 18 saques de esquina a favor y uno solo en contra deja claro que lo intentamos", añadió el atacante. Robben comentó al respecto: "Realizamos muchos centros al área y generamos muchos saques de esquina en la primera mitad, también en la segunda parte, pero no encontramos la puerta".

Todo lo contrario que el PSG. En el 63 Neymar elevó a 3-0 el marcador, certificando la mayor derrota encajada por el Bayern en la fase de grupos de la Champions-League. "No nos hace bien quedarnos aquí con un 3-0. Debemos pensar ya en el próximo compromiso", aseguró Müller. "Caerse es parte del deporte, es parte del fútbol. Pero lo importante es mantenernos unidos, el domingo llega un nuevo partido. Debemos reaccionar, debemos ganar", explicó Robben.

Con esa claridad también se dirigió  Rummenigge a los participantes en la cena pospartido: "Debemos analizar esta derrota, hablar de ella y asumir las consecuencias necesarias". El directivo también puso su mirada en el duelo del domingo: "Hay que levantarse pronto y presentarnos de nuevo como el Bayern de Múnich. Queremos mostrar de nuevo al equipo que causó furor a nivel nacional y europeo“.

Noticias