La victoria de Leipzig refuerza al Bayern

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Alegres, pero también cansados llegaron al hotel los jugadores del Bayern tras el dramático 5-6 (1-1) cosechado en los penaltis ante el RB Leipzig. El equipo regresó esta mañana a Múnich "Ha sido muy emocionante, estamos muy contentos por el pase a la siguiente ronda", aseguró Arjen Robben.

"Ha sido un gran partido", resumió el directivo Karl-Heinz Rummenigge. "Ha sido una pelea copera dramática entre dos equipazos. Ambos lo dieron todo hasta el final", subrayó Jupp Heynckes tras los 120 minutos de partido.

Golazo de cabeza de Thiago

El partido estuvo marcado por su alta intensidad y ritmo de juego desde el pitido inicial. Ningún equipo quería ceder espacio al rival. Durante la primera mitad el Bayern sufrió con la avanzada presión local. "Cometimos muchos errores en la construcción del juego, ahí son ellos peligrosísimos. Si pierdes el balón, se escapan", comentó Robben. En la reanudación, el Bayern agarró el mando de partido, especialmente tras la expulsión de Naby Keita (53´).

Tampoco el penalti transformado por Emil Forsberg (68´) alejó al cuadro muniqués de su concepto futbolístico. Y la respuesta no tardó en llegar: Jérôme Boateng vio la incorporación de Thiago y le puso el balón a la espalda de la defensa sajona. El español remató de cabeza al fondo de las redes (73´). "Thiago lo hizo perfectamente, lo llamamos cabeceador, y lo ha vuelto a demostrar. Fue imposible para un Gulácsi que paró muchas esta noche", analizó Rummenigge.

"Permitimos demasiadas ocasiones"

Joshua Kimmich

Ciertamente el arquero húngaro evitó el tanto de la victoria visitante atajando los remates de Thiago (80´), Joshua Kimmich (90´) y Robert Lewandowski (90´+3). En la prórroga haría lo propio tras sendos remates consecutivos de Thiago y Kimmich (100´), y el partido se marchó a la fatídica tanda de penaltis.

"Heynckes nos dijo a todos ante de los penaltis: colocad el balón y pegarle fuerte", informó Rummenigge. Y sus jugadores transformaron todos sus lanzamientos pese a que Gulácsi acertó en varios de ellos la dirección de los mismos. Y en el último lanzamiento local, de Timo Werner, Sven Ulreich atajó el disparo y se convirtió en el héroe del choque.

Impulso para las próximas semanas

"Estoy contento por haber podido ayudar al equipo a estar en la próxima ronda", aseguró el guardameta antes de añadir: "Enhorabuena a nuestro entrenador de porteros, siempre analiza los lanzamientos rivales al detalle". La noche terminó de la mejor manera posible: "Cuando ganas un partido así, te da mucha más energía", subrayó Lewandowski.

"Es un impulso importante para las próximas semanas", comentó un Rummenigge. El Bayern recibirá este sábado al Leipzig y el martes viajará a Glasgow en Champions League. El próximo fin de semana llega el duelo en las alturas ante el Dortmund. Casi nada.


Comparte este artículo