La gran moral no fue recompensada

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Lo Intentaron todo. El Bayern realizó 17 disparos el sábado por la noche en la segunda mitad en el Borussia Park y tuvo más del 78 por ciento de posesión del balón, dominando claramente el partido. "Solo jugamos de cara al gol", elogió Jupp Heynckes a su equipo. "Mi equipo hizo mucho, con un convincente despliegue", continúa el instructor de fútbol de 72 años. Estos esfuerzos fueron recompensados con un gol. En el minuto 74 Arturo Vidal envió el balón a la red desde larga distancia.

El hecho de que no fuera suficiente para ganar o para lograr un punto fuera de casa, fue porque el Bayern se fue al descanso con una desventaja de dos goles. "Perdimos el partido en la primera mitad", anallizó Heynckes la derrota por 2-1 en la jornada 13 ante el Borussia Mönchengladbach, la primera perdida de puntos desde su regreso. "Hicimos muy poco. Jugamos demasiado lento, no aumentamos la velocidad y no encontramos el ritmo correcto", subrayó el entrenador.

Estreno para Martínez

"En la primera mitad fueron mejores, no jugamos bien", dijo Javi Martínez, para quien el partido todavía fue algo especial. Por primera vez en su carrera lideró al FCB en el césped como capitán en partido oficial. Desafortunadamente, su estreno no fue coronado por el éxito, porque "encajamos dos goles en cinco minutos", resumió Niklas Süle brevemente el encuentro.

Primero, Thorgan Hazard convirtió una penal por mano (39') después de que la pelota pegara en el brazo de Süle y un poco más tarde Matthias Ginter hizo el segundo (44'), ya que la defensa del Bayern había "perdido el hilo", admitió Süle. Pero después del descanso, los muniqueses le dieron la vuelta gracias a su probada moral.

"Todavía somos primeros"

Solo faltó una cosa. "El balón no quiso entrar hoy", dijo Martínez de manera clara. El Bayern también tuvo algo de mala suerte en este partido fuera de casa. Robert Lewandowski y Kingsley Coman remataron contra el poste y varias veces se falló un buen pase por poco. En el penalti de Hazard, Ulreich se lanzó a la esquina derecha y tocó la pelota con la mano, pero no pudo pararla. Además, Juan Bernat y James Rodríguez tuvieron que abandonar el campo prematuramente por culpa de sendas lesiones.

En estos dos casos, Heynckes pudo dar el cese de alarma ya después del partido, lo que fue confirmado por los diagnósticos del domingo por la mañana. Y más allá de ello, los bávaros no le dieron vueltas por mucho tiempo, sino que volvieron sus ojos hacia el futuro. "Todavía somos primeros y tenemos todo en nuestras manos", dijo Süle con una ventaja de tres puntos sobre los perseguidores del RB Leipzig. Ahora el FCB tiene una semana completa de entrenamiento sin partido. "Ahora podemos trabajar bien y recuperarnos, y luego a sumar los tres puntos en casa en el partido en casa contra el Hannover", anunció Sebastian Rudy en una respuesta. Porque la moral y la voluntad realmente no se le puede negar al equipo.