Un disparo, un gol

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Dos semanas antes de la Nochebuena, los jugadores del Bayern tuvieron motivos para comenzar con el ambiente festivo. Directiva, cuerpo técnico y plantilla celebraron el sábado la fiesta navideña en el Palais Lenbach, adornado para la ocasión en el centro de Múnich. Y el momento elegido difícilmente podría haber sido mejor, ya que los muniqueses se proclamaron campeones de invierno en el partido a domicilio ante el Eintracht Frankfurt gracias a una victoria por la mínima (0-1).

"No podría haber sucedido de mejor manera. Si hubiéramos podido planearlo, habría sido así como nos lo habríamos propuesto. Fiesta de Navidad, el Bayern sumó una victoria y es campeón de invierno. Es por ello que quiero darle mi sincera enhorabuena al equipo. ¡Bravo!" felicitaba el presidente Karl-Heinz Rummenigge al grupo de Jupp Heynckes en su charla durante el banquete para 250 personas.

Imponerse luchando

Antes de la llegada de Heynckes al banquillo, los muniqueses estaban cinco puntos por debajo del líder. Ocho partidos y siete victorias después, el Bayern suma ocho puntos más que el segundo y pasará el parón invernal en el liderato por 23.ª vez. Pero Heynckes quiso contener la alegría: "Ser campeón de invierno no es tan importante" dijo el míster. "Por eso no vamos a lanzar cohetes ahora. Lo importante es que hemos ganado y que hemos ampliado la ventaja".

Cuatro días después del 3-1 sobre el Paris Saint-Germain en Liga de Campeones, 51.500 espectadores acudieron al Comerzbank-Arena para ver como el Bayern se hacía con la victoria a domicilio. "En los futbolístico no fue nuestro mejor partido, pero hemos luchado y el equipo se ha comportado bien" resumía Joshua Kimmich. "Uno no puede siempre dominar al rival, a veces también toca luchar".

Müller alaba el corazón del Bayern.

Tal y como reza el canto de la afición, "¡Un disparo, un gol, el Bayern!",. Arturo Vidal logró en el minuto 20 con el único tiro a la meta dle Frankfurt el tanto de la victoria. "Hoy no hemos jugado con claridad hacia adelante, no hemos hecho ocasiones claras. Pero hemos ganado 0-1. Y eso define al Bayern, que gana partidos así" analizaba Heynckes tras su 650.º partido de Bundesliga como entrenador.

Thomas Müller alababa el "corazón del Bayern" y hablaba de una "notable calidad" que "define a un equipo puntero". No es cuestión sólo de jugar bonito y con éxito, sino también de tener la capacidad de luchar cuando llega el momento. "Fue un partido encendido, pero nos hemos divertido mucho y hemos defendido la ventaja. Estoy orgulloso de mi equipo".

Tras un sábado cargado de eventos con la victoria en Fráncfort y después la fiesta de Navidad, el domingo esperaba el tradicional visita anual a los clubes de fans. Y el lunes comienza la preparación del siguiente partido, que tendrá lugar el miércoles contra el 1. FC Köln. Niklas Süle decía: "Aún no se puede presumir mucho de ser campeones de invierno. Queremos seguir así y ganar todos los partidos que quedan antes de Navidad".


Comparte este artículo