La máquina de Heynckes aumenta su ventaja

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

A los aficionados del Bayern al final no les importó. "¡Super-Bayern! ¡Súper Bayern!". Cantaron después del pitido final y vitorearon a sus héroes rojos. "No fue un gran partido", dijo Robert Lewandowski sobre el 1-0 (0-0) ante el colista Colonia. Tres puntos bien merecidos, pero también ganados con tanto esfuerzo por el campeón de invierno como solo cuatro días antes. "Fue como una comida pesada", resumió Thomas Müller, "pero lo importante para nosotros fue que ganamos".

En la tabla, el Bayern aumentó su ventaja de ocho a nueve puntos. Antes de las vacaciones de invierno, ahora hay dos partidos más en el calendario: el próximo sábado en Stuttgart len el cierre de la primera vuelta de la Bundesliga, y luego el miércoles, la ronda de octavos de final de la Copa DFB ante el Dortmund. "Notamos que la primera vuelta se marcha despacio", apuntó Müller. Pero uno no debe pensar todavñia en la Navidad, enfatizó Lewandowski: "Tenemos que pensar en los últimos dos partidos. Todavía tenemos que dar lo que tenemos en el cuerpo".

Cascanueces Lewandowski

Contra el Colonia, el equipo superó las dificultades de las últimas semanas y meses. Contra los "ultradefensivos", visitantes se debería haber actuado "mucho más vivos, chisposos, y más rápidos", analizó Jupp Heynckes: "Tendríamos que haber cambiado el juego una y otra vez y haber jugado con el cansancio del rival. Tampoco nos metimos a la espalda del contrario". En el descanso, aportó viento fresco al juego con la entrada de Kingsley Coman y James.

"Realmente se trataba solo de romper esa defensa", dijo Müller, quien finalmente jugó un papel importante en la crucial escena del cascanueces: en el minuto 60, colocó un balón largo de Jérôme Boateng en el área con la parte posterior de la cabeza para que Lewandowski aprovechara con su precisión habitual. "Es un jugador de clase mundial, siempre está ahí cuando lo necesitas", dijo Heynckes de su delantero polaco, que lidera la tabla de goleadores de la Bundesliga ahora con 15 tantos.

Starke con "manos frías"

"Después del 1-0, hemos pensado un poco en el sábado y bajamos una marcha", dijo Müller. Coman casi hizo el 2-0, pero estrelló su cabezazo en el travesaño (66'). En los minutos finales, Tom Starke finalmente retuvo los tres puntos". El Colonia se lanzó con todo hacia adelante, todo o nada, y de hecho tuvo una oportunidad", dijo el jugador de 36 años, quien otra vez sustituyó a Sven Ulreich en la portería, "Me alegré de poder pararla. No fue tan fácil. Manos frías". Al final, Starke saltó con el equipo frente al fondo sur. "Tenemos que ganar dos partidos más", dijo Müller, "entonces todo estará bien".


Temas de este artículo

Comparte este artículo