El "luchador" Wagner disfruta de su regreso

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Al final de la segunda sesión de entrenamiento en Doha llegaron sus primeros goles desde su regreso al Bayern. Primero de cabeza, luego con su pie izquierdo envió Sandro Wagner el cuero al fondo de las redes. Al ariete se le ve muy contento sobre el campo de entrenamiento. "Todo es muy muy positivo", indicó el atacante alemán tras dos días en el Bayern. "El equipo me ha recibido genial. Estar de nuevo en casa, en el Bayern, es un sueño. Sencillamente estoy feliz", reconoció Wagner.

Sandro Wagner vistió la camiseta del Bayern entre 1995 y 2008. Tras completar las fases formativas en la cantera del club, disputó 4 partidos de Bundesliga con el Bayern. Después de haber militado en varios clubs, Wagner regresa al cuadro muniqués. "Me fui como canterano y regreso como internacional. Es algo distinto, se nota".

"Sabe que tenemos mucha confianza en él", recalcó el director deportivo Hasan Salihamidzic. El ganador de la Copa Confederaciones con Alemania es "una persona magnígica, con una gran actitud, es un luchador. Siempre da el máximo". Un jugador que repleta la plantilla del Bayern. "Arriba, en el centro, solo tenemos a Lewandowski, por eso Sandro es más que bienvenido. Es un buen fichaje", analizó el técnico Jupp Heynckes.

"Me alegra haber logrado regresar al Bayern. Hay carreras peores“.

Sandro Wagner

Wagner ya ha dejado claro que lo dará todo en los entrenos para ponerle las cosas difíciles al técnico del Bayern a la hora de confeccionar el once. "Sé lo que me espera. Empezaré desde el banquillo. Pero todos dispondremos de minutos. Eso me ha dicho hoy el entrenador. Para mí sería ideal disponer de minutos y lograr entrar en la lista mundialista", resaltó el delantero.

Wagner además reconoció haber comentado con el seleccionador alemán, Joachim Löw, su llegada al Bayern desde Hoffenheim: "Él también me dijo que debía dar ese paso. Para mí fue la decisión correcta". El delantero espera seguir creciendo en el club muniqués: "Aquí el nivel es distinto a cualquier otro equipo de la Bundesliga. Los entrenamientos, el ritmo, es extremadamente alto. Uno debe estar concentrado todo el tiempo. Es lo más bonito que hay, te hace mejorar si lo das todo a diario".

El hecho de poder ver a su familia, residente en Múnich, a diario, ha supuesto una motivación extra. "Sencillamente es muy muy bonito, Múnich es mi hogar. Todo lo que tengo está en Múnich". Sandro aún debe pasar la prueba que la plantilla suele hacerle a los recién llegados: cantar. Algo que quizá lamenten sus nuevos compañeros: "Mis amigos siempre me pedían que parara cuando empezaba a cantar...". Lo importante es que la grada cante muchos goles suyos.