Heynckes "encantado" tras la victoria en Friburgo

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Gracias a la clara victoria 0-4 (0-2) lograda el domingo en casa del SC Freiburg, el líder eleva su ventaja al frente de la clasificación a 20 puntos, por lo que sólo necesita sumar tres victorias en los nueve partidos restantes para volver a levantar el trofeo. Consecuentemente, los ánimos entre los muniqueses tras el partido era relajado.

"Ha sido un buen partido, hemos jugado con mucha entrega. Tras haber empatado la pasada semana, queríamos volver a enseñar nuestro poderío. Lo hemos logrado. Así que estamos muy satisfechos" dijo Müller. El portero Sven Ulreich también habló tras el tercer partido consecutivo con la meta imbatida de un juego "bueno y superior" del club bávaro en casa del 13.er clasificado.

Ulreich impidió un partido cuesta arriba

No menos de 20 minutos necesitó el Bayern, con seis cambios en sus filas, en entrar en ritmo frente al atrevido Freiburg. Tiempo suficiente para que Ulreich le hiciera una gran parada de Lucas Höler (12') en un uno contra uno que de otro modo habría supuesto la ventaja de los locales, que sólo habían perdido hasta la fecha un partido en su estadio esta temporada.

"Teniendo en cuenta como suele trabajar el Freiburg en su estadio, no es sólo un buen resultado. Además hemos hecho hoy un partido sobresaliente en todos los sentidos" se alegraba Jupp Heynckes sobre la victoria. El entrenador del Bayern suma con éste seis partidos ante el SCF sin perder ningún punto ni encajar ningún gol. "Estoy muy contento con mi equipo hoy, ha sido uno de los mejores partidos de esta temporada. ¡Estoy encantado!".

Heynckes alaba la calidad de su once

En el transcurso de cuatro minutos, merced a un gol en propia meta del arquero del Freiburg Alexander Schwolow (25') y un estupendo disparo desde larga distancia de Corentin Tolisso (28'), el Bayern encarriló la victoria. Los locales no lograron reponerse de ese doble golpe, y Sandro Wagner (54') y Müller (69') entraron en la lista de goleadores tras el descanso para sellar el marcador final.

"Si nos ponemos por delante, será difícil para el rival" señalaba Jupp Heynckes refiriéndose a la calidad de su equipo, al que alabó por su reparto de los espacios, presión, seguridad con el balón y en las combinaciones: "hemos hecho un buen juego en la presión alta cuando ha sido necesario. Además hemos sabido replegarnos y calmar el partido. Hemos hecho un fútbol de primera clase".

El próximo sábado (15:30 CET) será el momento de certificar este rendimiento en casa ante el Hamburger SV y dar el siguiente paso hacia el campeonato. "Queremos ganar cada partido, claro. Cuando llega el momento estamos contentos, pero nos concentramos semana a semana en retener los tres puntos" señaló Ulreich antes de entrar en el bus del equipo.


Temas de este artículo

Comparte este artículo