15.000 aficionados festejan a Heynckes y a su equipo en Marienplatz

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El dios del tiempo nos acompañó. Puntualmente, antes del comienzo de las celebraciones en la plaza muniquesa de Marienplatz, el sol se hizo hueco entre las nubes y proyectó una cálida y clara luz sobre el balcón del ayuntamiento. Un poco después, los jugadores, entrenador y directivos del FC Bayern llegaron al balcón, donde fueron recibidos por unos 15.000 aficionados y festejados por la consecución de la 28ª liga alemana.

"No me esperaba que vieneran tantos aficionados para festejarnos, esto es impresionante", dijo el entrenador Jupp Heynckes un día después de la derrota en la final de la Copa DFB, "que nos ha llegado mucho", como resumió. " El saliente entrenador del Bayern se mostró "abrumado" por el recibimiento de los fans, que, como ya hicieron con el triplete de 2013, lo llamaron con fuertes "Jupp, Jupp, Jupp".

"Nuestro amigo Jupp hizo ayer su último partido, a partir de hoy está en la jubilación", dijo también el presidente Karl-Heinz Rummenigge en un corto discurso y le agradeció a Heynckes, que sustituyó a Carlo Ancelotti en octubre, su trabajo de los últimos ocho meses. "Esto que ha hecho por el FC Bayern no se puede describir. Le habríamos regalado a nuestro entrenador la despedida perfecta, pero no ha pasado. Pero creo que Jupp ha vivido un época maravillosa", continuó Rummenigge.

"Me lo he pasado muy bien trabajando esta temporada con este grupo. El equipo ha jugado un fútbol, que, seguramente, no se ha visto desde hace mucho tiempo aquí en Múnich", miró meses atrás Heynckes, antes de que el dúo de guitarra "Dis M" tocara el clásico de Pink Floyd "Wish you were here", una de las canciones favoritas de Heynckes.

Los jugadores del Rekordmeister también agradecieron a su entrenador y a los aficionados su gran apoyo en la ya pasada temporada. "Cuando se ve cúanta gente viene aquí, no hay dos opiniones: Os damos las gracias", dijo Thomas Müller. David Alaba lo encontró "increíble", para Nikas Süle fue "asombroso" celebrar su primera liga y Sebastian Rudy habló de que es una "gran sensación jugar para el FC Bayern."

"Nosotros, como ciudad Múnich, estamos orgullosos de que podamos saludar hoy a este exitoso equipo", explicó el vicealcalde, Josef Schmid en representación del alcalde Dieter Rieter. El FC Bayern es "una figura de la ciudad", según Schmid, que definió como "un gran honor" tener al Rekordmeister como invitado. "La celebración en el balcón del ayuntamiento es siempre un acontecimiento muy importante para la capital y los aficionados."

La celebración de este año estaba casi al terminar al sonar los clásicos "Stern des Südes" y "Forever Number One", cuando Arjen Robben hizo publico que "el que viene atacaremos de nuevo". El portero, Sven Ulreich, se sumó: "El año que viene venimos de nuevo, espero que con uno o dos títulos más."