A pesar de la derrota en la final: El Bayern está orgulloso de una "muy, muy buena" temporada

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

"Hoy no ha querido ser. No le pongo ningún reproche a mis jugadores." Así de breves y claras fueron las palabras de Jupp Heynckes tras la final perdida ante el Eintracht de Frankfurt. El Bayern lo intentó todo en la derrota por 1-3 (0-1), pero el balón no quiso entrar. 22-8 tiros a puerta, 77% de posesión y 56% de duelos ganados fueron los datos que hablaron a favor del máximo campeón de la Copa. El problema fue la utilización de las oportunidades.

En cambio, el Frankfurt luchó con coraje y se mostró frío de cara a sus oportunidades. "Quiero felicitar al Eintracht de Frankfurt. Para mí han ganado hoy de forma justa", le mostró Rummenigge su merecido respeto al ganador. "El Frankfurt lo ha hecho muy, muy bien. Han jugado el partido que saben. Han intentado de destruir el juego y luego contragolpear. Eso les ha salido muy bien", coincidió el director deportivo, Hasan Salihamidzic.

Un autocrítico Bayern

Sin embargo, para Heynckes fue una "derrota innecesaria", ya que el Rekordmeister tuvo numerosas ocasiones. De forma similar a la semifinal de la Champions League contra el Real Madrid, el balón no quiso entrar. "Falta la última pizca, el balón se va dos veces al largero y después fuera", se molestaba Thomas Müller. Desde que se recogen los datos, ningún equipo se encontró con dos largueros en una final de Copa.

Además, que los dos goles de Ante Rebic (Minutos 11 y 82) llegaron por errores propios. El empate de Robert Lewandowski en el minuto 52 no pudo cambiar la situación. En el descuento, Mijat Gacinovic (90+6) aprovechó los huecos que dejó un Bayern que estaba volcado arriba para materializar el marcador. "Fue una mezcla de errores propios y de falta de suerte", resumió Müller el partido, en el que Robert Lewandowski (52.) puso el empate momentáneo en marcador y en el que al Bayern, con 1-2, se le negó un penalti en el descuento.

Temporada positiva

Ninguno quiso que las actuaciones de los últimos meses se ensuciaran. Con la sexta liga consecutiva, la semifinales de la Champions League y la final de la Copa DFB, el Bayern ha jugado una "muy, muy buena" (Salihamidzic) temporada 17/18. "Queridos chicos, quiero agradeceros por una gran temporada, que hoy nos deja un mal sabor de boca por una derrota que nadie necesitaba", evaluaba Rummenigge, con razón, los últimos meses.

Por eso, el Bayern lo celebró con una pequeña fiesta y algunas bebidas. Han rendido mucho en esta temporada, pero no todo puede salir siempre bien.