Aplausos para Jupp Heynckes

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Todo estaba listo para una gran despedida. El estadio olímpico de Berlín rugía. La copa relucía su dorado. Hasta el tiempo acompañó. Solo el partido fue lo que no. "El único que realmente me da pena esta noche es Jupp", dijo Karl Heinz Rummenigge a la medianoche en la oficina de representación de Telekom. Se ha hecho todo lo posible para despedir la gran carrera de Jupp Heynckes con un doblete. "Pero, la vida, a veces, no resulta siendo tu concierto favorito". Y, de esta forma, la Copa DFB no fue a parar a las manos de Heynckes, sino a Frankfurt.

Aún así, los invitados al banquete de la final de Copa homenajearon al entrenador con un atronador aplauso. "Para el Bayern es muy importante decir gracias", recordaba Rummenigge así el gran trabajo de Heynckes en los últimos ocho meses. De cinco puntos de distancia se hicieron 21 de ventaja en la Bundesliga, en la Champions guió al equipo hasta las semifinales y en la Copa DFB hasta la final. "Eso se merece el más grande de los respetos."

"Lo mejor es su humanidad, su calidez. Trajo de vuelta la alegría y la unión al equipo."

Jérôme Boateng

Tras el partido, Jupp Heynckes aún estaba en modo entrenador. Como acostumbra, analizó el amargo 1-3 ante el Frankfurt de forma realista, felicitó al rival y no buscó excusas con los tiros a la madera o las decisiones arbitrales. "Hoy no fue el día. No les hago ningún reproche a mis jugadores. Sé que hay días así en el fútbol."

Los aplausos de los invitados se los transimitió a sus jugadoes. "Los chicos han trabajado de forma sobresaliente durante todo el año", recordó el entrenador de 73 años. "Para mi fue, relativamente, fácil. Los jugadores me han mostrado tanto respeto. Hemos trabajado de forma harmoniosa. Todos han puesto de su parte." La liga alemana fue el merecido premio.

"Todos queríamos regalarle otro partido y otro título por su despedida. Es el mejor entrenador que ha visto Alemania."

Sven Ulreich

Ahora, Jupp Heynckes se despide por segunda vez en su carrera para jubilarse. Planes concretos para los próximos dias y semanas no ha hecho. "Ahora tengo que relajarme, las últimas semanas fueron muy estresantes", dijo. "Tengo que volver a mi vida normal y dormir en mi cama, entonces haré lo que se me apetezca."

Aparentemente, la despedida no le supone tristeza a Heynckes. "No tengo 45 o 50 años, sé cómo evaluar mis fuerzas", explicó. "Con 73 años no se sabe cuánto se va a vivir. A partir de la próxima semana quiero volver a disfrutar de mi vida. " De su granja en Schwalmtal. De su mujer y de su perro Cando. "Te deseo lo mejor, Jupp", le dijo Rummenigge. "Has hecho algo grandioso por el Bayern de Múnich." ¡Gracias, Jupp!


Temas de este artículo

Comparte este artículo