Kimmich contento por el "breve respiro"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Después de que Phillip Lahm colgara las botas en verano de 2017 y se quedara vacante el puesto de lateral derecho, Joshua Kimmich fue considerado el favorito para esa posición. El ganador de la Copa Confederaciones cumplió, con creces, todas las expectativas. El alemán de 23 años jugó en la banda derecha como su antecesor en sus mejores tiempos y llegó al corazón de los aficionados.

Kimmich estuvo sobre el césped en 47 de los 53 partidos y no solo convenció con su gran trabajo defensivo. El natural de Rottweiler asistió en 15 goles en todas las competiciones (en las cinco grandes ligas europeas ningún defensa hizo más). El último que hizo números parecidos fue Lahm (17 en 2012/13). Si a eso le sumamos los 6 goles, Kimmich suma un total de 21 participaciones en goles.

En camino de ser un líder

Fuera del campo, Kimmich ha dado grandes pasos en su evolución. Da igual cual sea el resultado, el defensa siempre se expone a las preguntas de los periodistas. Así, Kimmich se fue convirtiendo en un líder, lo que certificó en la vuelta de las semifinales de Champions League ante el Real Madrid. Cuando el Bayern encajó el 2-1 por medio de Benzema nada mas pitarse el inicio de la segunda mitad, el internacional alemán fue el primero en animar a sus compañeros. Sin embargo, su primera final de la Champions se le mantuvo esquiva.

Al igual que su segunda victoria en la final de la Copa DFB. Kimmich se marchó del Olímpico de Berlín con la mirada triste y un gran enfado. La derrota por 1-3 contra el Frankfurt fue para él una mala manera de terminar la temporada, en la que el jugador de 23 años se entabló como un elemento indispensable del FC Bayern y donde se coronó con su tercer título de campeón de liga. Ahora "un breve respiro y despejar la cabeza", ya que Kimmich tiene muchos objetivos para la siguiente temporada.


Temas de este artículo

Comparte este artículo