Lewandowski, decepcionado por la pronta eliminación

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

La frustración y la decepción fueron profundas en Robert Lewandowski. Una y otra vez, el máximo goleador del Bayern negaba con la cabeza y se encogía de hombros, con las manos enterradas en los bolsillos. Doce minutos después, el capitán de la selección polaca hablaba de la frustrante derrota por 0-3 de su equipo contra Colombia en el segundo partido del Grupo Mundial. Pero no tenía ninguna explicación para la eliminación anticipada del torneo.

"De nada sirve fingir, fuimos más flojos", dijo el jugador de 29 años después de la segunda derrota de su equipo en el segundo encuentro. "Todos estamos enfadados y tristes". El K.O. prematuro fue también un golpe personal bajo para el del Bayern, que se enfrentó a Colombia claramente a la sombra de su compañero de equipo James Rodríguez. Con dos asistencias, el mediapunta de los colombianos tuvo una participación decisiva en la victoria de los sudamericanos.

Con grandes expectativas viajaron los polacos a Rusia después de que no participaran en las fases finales de los Mundiales de 2010 y 2014 y partían como favoritos en el Grupo H. Después de una clasificación impecable con 25 puntos en diez partidos, Lewandowski y compañía soñaron con la primera clasificación para las rondas eliminatorias de un Mundial desde 1986, y quedaron amargamente decepcionados. Cero puntos y solo un gol cuentan en su haber después de 180 minutos de Mundial.

"Puede que hayamos tenido quizás una oportunidad en dos partidos. Eso fue todo", agregó el jefe de la defensa, Kamil Glik. Esa la tuvo Lewandowski, pero falló debido a la gran parada del portero David Ospina. Solo dos goles suma el máximo goleador de la Bundesliga, Lewandowski, en sus diez partidos entre la Copa Mundial y el Campeonato de Europa con Polonia. "Siento por primera vez amargura, enojo e impotencia", dijo Lewandowski. "No pudimos contrarrestar al rival".

Ahora Lewandowski y sus compañeros de equipo les espera el último partido de grupo contra Japón el jueves para asegurar una despedida decente en su periplo por la Copa del Mundo y para demostrar su clase. El del Bayern prometió casi desafiante a pesar de la gran decepción: "Quiero luchar por un buen resultado en el último partido".