Derrota en el arranque para Kimmich y cía.

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Derrota en el arranque para el campeón del mundo. El equipo nacional alemán comenzó en Moscú el domingo por la tarde con un 0-1 (0-1) contra México en la Copa Mundial de 2018 de Rusia. Joachim Loew alineó a cinco del Bayern en el once inicial contra los norteamericanos, pero los defensores del título se condenaron por una primera mitad floja. A Alemanina le espera Suecia el próximo sábado 23 de junio (20:00 CEST) en Sochi.

"México merecíó ganar el partido porque se lo pusimos demasiado fácil. Nuestra defensa no fue buena, a menudo solo Jérôme y yo estábamos detrás y hoy estuvimos muy mal en sus contras", dijo Mats Hummels después. Especialmente, el portero Manuel Neuer, los dos zagueros centrales Hummels y Jérôme Boateng y el lateral Joshua Kimmich tuvieron mucho trabajo en la primera mitad. El equipo alemán no funcionó bien y hubo muchas oportunidades para los mexicanos, que por lo general se pudieron evitar. En el minuto 35, sin embargo, todos fueron impotentes, cuando Hirving Lozano después de un rápido contraataque marcó el 0-1. Thomas Müller llegó tan poco en los primeros 45 minutos por el ala derecha como el resto de la delantera del campeón del mundo.

En la segunda parte, los alemanes fueron mejores, pero fallaron en los últimos metros. Sólo en los últimos 15 minutos aumentaron las ocasiones, en las que en su mayoría estuvieron involucrados Müller o Kimmich. Pero el gol no llegó, porque o bien la pelota no llegó a la portería, como en la chilena de Kimmich desde los once metros (65'), o porque se estrelló en el poste, como en el potente tiro lejano de Julian Brandt (89'). Los cinco jugadores del Bayern que salieron de inicio completaron los 90 minutos, Niklas Süle y Sebastian Rudy no fueron utilizados.