"No me supone un extra"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

La espera finalmente llega a su fin. El domingo (17), Joshua Kimmich jugará en el Estadio Luzhniki de Moscú su primer partido de la Copa del Mundo. "Es un sueño de la infancia hecho realidad", dijo el jugador de 23 años en la conferencia de prensa del viernes. Por eso el lateral está también muy motivado para el duelo contra México.

"No me supone un extra", explicó Kimmich, "la ilusión aumenta cada vez más y todos estamos contentos de que finalmente comienza". El 29 veces internacional se enfrenta al equipo norteamericano en su estreno en la Copa Mundial, con el que él ya tiene experiencia.

En la Copa Confederaciones 2017, también en Rusia, las semifinales fueron contra México. "Tuvimos un buen comienzo entonces. Pero en realidad fueron mejores futbolisticamente y tuvieron más el balón. Nos beneficiamos de sus errores", recordó el jugador del FCB de la victoria por 4-1. Como por entonces, Kimmich presumiblemente volverá al lateral derecho el domingo y "lo daré todo". Quiero mostrar un buen rendimiento en todos los partidos. No para mí, sino para el equipo. Queremos un buen comienzo, ganar el partido y luego mirar hacia adelante". El sueño de la infancia debería durar tanto como fuera posible.