Sangre, elogios y emociones en el debut de Rudy en el Mundial

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Su primer partido en un mundial será algo que Sebastian Rudy no olivará nunca. Primero por la emocionante victoria de Alemania frente a Suecia. Y segundo por su nariz, sobre la que recibió un doloroso golpe. El resultado de un desafortunado choque con un rival resultó en un abundante sangrado y la rotura del hueso nasal. Rudy tuvo que ser sustituido.

"Fue simplemente algo de mala suerte" dijo el jugador del Bayern, "quería seguir jugando, por supuesto, pero el sangrado no cesaba". Fue sorprendente que el de 28 años entrara en el once inicial. En todo lo que va de temporada sólo había jugado un partido al completo. Pero eso no se notó en Sochi. "Sebastian hizo un buen trabajo y dejó las cosas claras" alababa Toni Kroos a su compañero.

Rudy se perdió por poco el 2-1 de Kroos para la victoria. "Estaba en los vestuarios y tenía que permanecer tumbado, porque había sangrado. Y cuando todos saltaron de júbilo, fui rápido al monitor y me puse muy contento" contaba el debutante en el Mundial. Con "algún problema respiratorio" pero sin dolo emprendió el viaje de regreso al lugar de concentración de Alemania. El miércoles, en el partido decisivo de la fase de grupos ante Corea del Sur, Rudy quiere volver a ser parte del partido. "Espero que de tiempo".