Gnabry: "Quiero aprender mucho de los chicos"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ha estado trabajando en la Säbener Strasse durante unos días, y el lunes por la mañana Serge Gnabry se encontró por primera vez con los medios en su nueva casa, el Allianz Arena. El extremo de 22 años actualmente tiene que lidiar con las consecuencias de una rotura muscular que sufrió a finales de abril, pero no pasará mucho antes de que pueda trabajar al completo junto al nuevo entrenador del Bayern, Niko Kovac.

"Llevo aquí unas semanas, trabajando duro en mi regreso y no estoy muy lejo de ellos", dijo el nuevo número 22 del Bayern en su primera conferencia de prensa con los campeones alemanes. En los próximos días, la pelota jugará un papel fundamental en las sesiones de entrenamiento, pero la vuelta a los entrenos junto al equipo no debe apresurarse. "Tienes que poner todo el tiempo del mundo, hasta que estés al 100% listo para la acción otra vez. También hay mucho de sentimientos. Tan pronto como me sienta preparado, daré una señal", dijo el campeón de Europa sub-21 en 2017.

"Mis objetivos se resumen en: conseguir tantos títulos como sea posible".

Serge Gnabry

De lo que Gnabry es capaz de hacer, fue testigo su nuevo entrenador en la última temporada cuando todavía estaba en el Eintracht Frankfurt. "Jugamos dos veces contra el Hoffenheim la temporada pasada, una vez Serge marcó un gol contra nosotros y la otra vez dio una asistencia. Me alegro de que esté de nuestro lado ahora", Kovac describió su encuentro con el peligroso delantero, que estuvo cedido en el Hoffenheim en la temporada anterior. El de 46 años aprecia al jugador ofensivo, ya que es "rápido y directo y puede hacer el uno contra uno".

También Hasan Salihamidzic está convencido de las habilidades del recién llegado al Bayern. "Tiene cualidades que no se ven tan a menudo", describió el director deportivo del nacido en Stuttgart. Él es "un gran talento", que "tiene un gran futuro aquí en el Bayern".

Gnabry ahora quiere pagar estos enormes elogios con rendimiento. "Tengo ciertas cualidades, pero todavía soy muy joven", dijo Gnabry con confianza. Sin embargo, el joven no ve su desarrollo aún completo. "Me gusta el dribbling y he mejorado mucho en la finalización", dijo el extremo, quien de su pierna mala y del juego de cabeza aún tendrá que trabajar. La competencia en la alta calidad de la plantilla del Bayern no es algo que intimide al medallista de plata de Rio 2016 por lo tanto. Él se alegra mucho "de aprender mucho de los chicos. Cada jugador es diferente, todos tienen fortalezas y debilidades, no hay dos iguales y se puede copiar algo de todos".


Temas de este artículo

Comparte este artículo