Rafinha sonríe a pesar del esfuerzo

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Teóricamente, esta es la parte más dura del año, pero Rafinha camina con una amplia sonrisa por la Säbener Straße. En la actual preparación, los jugadores del Bayern están poniendo las bases para la próxima temporada y Niko Kovac no está protegiendo a su equipo de ninguna de las maneras. La sesión matutina duró unas dos horas. En ella, los muniqueses hicieron ejercicios con balón y numerosos ejercicios físicos. Por la tarde, seguirán con el trabajo.

"Es muy intenso, pero, después de cinco semanas de vacaciones, lo necesitamos", opinó Rafinha, respirando hondo. El brasileño de 32 años participa en su octava pretemporada con el FC Bayern, por eso, sabe también todos los esfuerzos que debe tomar. "Tenemos mucha calidad, carácter, somos un equipo ganador. Lo único que aún necesitamos es energía", explicó el brasileño, que, a pesar de sudar la gota gorda, no pierde la diversión en el trabajo.

Control y detalle

Cuando todos estaban preparados para empezar las carreras de aumento progresivo, Rafinha comenzó antes de tiempo tras una broma y persiguió a los más jóvenes por todo el campo. "Sabes que puedes alcanzar algo aquí todos los años. Por eso es tan divertido", rió el seis veces campeón de Alemania, que se mostró impresionado por el nuevo entrenador.

De camino a los vestuarios, Rafinha mantuvo una larga conversación con Kovac. "Aún tenemos que conocernos. Por eso tenemos que hablar", dijo el lateral derecho. "Niko lo hace muy bien. Es un entrenador jóven y está muy metido." Muy metidos, además de Rafinha, también estuvieron los otros jugadores del FC Bayern, que estuvieron sobre el césped el día anterior. A eso se le unieron algunos jugadores de la cantera. Franck Ribéry terminó la sesión a los 60 minutos, aproximadamente, y continuó el trabajo en el gimnasio.

El control de los ejercicios de Kovac es igual de importante para él como los detalles en la realización de los ejercicios. "Prueba con el otro pie. En el fútbol se necesitan los dos", aconsejó el entrenador. ¡Y hecho! Arjen Robben introdujo en la red una volea con la derecha. "Es muy bueno que recibamos nuevas impresiones e ideas", alabó Rafinha a su nuevo entrenador, antes de marcharse exhausto, pero sonriente, a los vestuarios.


Comparte este artículo