Un entreno divertido para terminar la semana

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El entrenamiento del sábado por la mañana comenzó con un gran aplauso. La razón no fue que se tratase del último entrenamiento de la semana, sino el 23 cumpleaños de Serge Gnabry. Además del aplauso, el equipo le regaló una canción de cumpleaños y el entrenador una divertida sesión de ejercicios.

El programa del día comprendía una serie de disparos a meta y un largo partido - entre medio no faltó una sesión de sprints, como no. Pero eso no quiere decir que los 45 minutos fueran carentes de intensidad. El once contra once estuvo cargado de ambición y ritmo, hasta el punto de originarse discusiones cuando se pitó un penalti.

Ahora los jugadores tendrán tiempo de relajarse un poco, ya que hasta el marte no vuelve a haber entrenamiento. Gnabry y cia. terminan así dos semanas de intensa pretemporada - y todavía quedan cuatro más. El primer partido oficial será el 12 de agosto, cuando disputaremos la supercopa contra el Eintracht Frankfurt. Hasta entonces, queda mucho trabajo por hacer.


Comparte este artículo