"Me alegro enormemente por el estadio y los aficionados"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El "dios del fútbol" aparece allí donde la magífica Chicago es aún más espectacular. En la Magnificent Mile, en el corazón de la ciudad de 3 millones de habitantes, los rascacielos brillan con rayos del sol de la mañana. Se acordó el Wrigley Biulding como punto de encuentro. Puntualmente, Bastian Schweinsteiger se baja de un todoterreno negro. Nos saluda con un "Servus" ("Hola"). El jugador viste unos pantalones cortos, una camisa de manga corta azul y unas gafas de sol. Tras un par de fotos, desea continuar: "¡Montaos!". Semanas antes de que viajara a Múnich para su partido de despedida, el equipo de 51 visitó al campeón del triplete de 2013. fcbayern.com revela un extracto de la entrevista que se publicó en esta revista del Bayern.

La entrevista con Bastian Schweinsteiger

Gracias por el tour, Bastian. ¿Cómo se vive en Chicago?
Bastian Schweinsteiger: "Relajado. En Múnich no puedo andar sin gorra y gafas. Aquí, normalmente, sí. Curiosamente, a mi mujer la reconocen más que a mi. Ella también es mucho más guapa que yo (ríe ). Por eso siempre vamos por separado. Ella va por delante y yo detrás (ríe). No, ya en serio: Nos sentimos muy bien en Chicago. A pesar de todo, a veces se echan en falta ciertas cosas de mi tierra natal."

¿Qué cosas, por ejemplo?
Schweinsteiger: "Los amigos y la familia. Las montañas. El kaiserschmarrn (postre típcio de Baviera). Me alegré mucho de poder comerme uno el último invierno poco antes de Navidad. También el germknödl (potre típico de Baviera) con vainilla. Ay..."

¿Cuánto echas de menos al Bayern?
Schweinsteiger: "El Bayern siempre está en mi corazón. Los partidos los suelo ver por televisión. Por suerte, hoy en día es fácil estar al tanto de todo, de lo que pasa en Múnich. Aún tengo contacto con un par de jugadores, con Thomas Müller o Manuel Neuer, por ejemplo. Pero ya no me entero de todos los pequeños detalles."

Ahora ves al Bayern desde fuera. ¿Ves por eso al club desde otra perspectiva?
Schweinsteiger: "Antes diría que me he ganado otra visión del club. Ahora veo lo grande que es el Bayern. Es increible lo popular que es el equipo aquí. Hace poco jugamos en Vancouver. Muchos aficionados llevaban camisetas del Bayern. Tras los partidos siempre le dedico un poco de tiempo a los aficionados. Uno hace un poco de embajador."

El 7 de diciembre de 2002, el Bayern jugó en Stuttgart...
Schweinsteiger: "... Fue mi primer partido de Bundesliga. Ganamos por 3-0."

Exacto. ¿Recurdas a quién sustituíste?.
Schweinsteiger: "Claro. A Niko Kovac."

¿Qué piensas de que Niko Kovac sea ahora el entrenador del Bayern?
Schweinsteiger: "Creo que encaja muy bien. Niko, y también su hermano Robert, tienen el ADN del Bayern. Conocen el club y a los dirigentes. Seguramente, ambos están muy motivados. Me gusta verlos en Múnich de nuevo."

¿Qué recuerdos tienes del Niko Kovac jugador?
Schweinsteiger: "Por aquel entonces ya se notaba que alguna vez sería entrenador. El jugaba de centrocampista defensivo. Allí mostraba muy bien sus dotes tácticas. La Visión, el orden y la disciplina eran para él muy importantes. También tenía una gran motivación interior y siempre animaba a sus compañeros."

**Tu debut como profesional el 13 de noviembre de 2002 casi va a cumplir 16 años. ¿Cómo fue para tí?
Schweinsteiger: "Estaba tan nervioso. Era la primera vez que entraba en los vestuarios del Estadio Olímpico. Aún recuerdo muy bien cómo mi camiseta colgaba del perchero. Era dos tallas más grande. Y mi apellido, que es bastante largo, cupo entero (ríe). Pronto se estrecharon las letras para que se viera mejor."

**Ahora vienes con Chicago Fire al Allianz Arena. ¿Cómo de emocional será tu vuelta?
Schweinsteiger: "Es díficil decirlo. En mi partido de despedida con la selección nacional subestimé lo emocional que iba a reaccionar. Aflorarán muchos recuerdos. Los comienzos, los éxitos, las vivencias. Fue un tiempo magnífico. Estoy muy feliz de poder volver a pisar el césped del Allianz Arena, de ver a muchos amigos y conocidos. Y a los aficionados, lógicamente. Aquella vez no tuve la posibilidad de despedirme. Por estoy muy agradecido de que el Bayern me haya posibilitado este partido de despedida."

Has jugado 500 partidos oficiales para el Bayern. ¿Cuáles son los que recuerdas especialmente?
Schweinsteiger: "El primero que se me viene es una derrota; La final de la Champions de 2012. Fue, quizás, la noche más amarga de mi carrera. Pero ese partido despertó muchas cosas. Estoy convencido que eso fue la base por la que ganamos la Liga de Campeones en 2013 y el Mundial en 2014."

¿Cómo de satisfactorios fueron los años 2013 y 2014 para tí?
Schweinsteiger: "Notas que, quizás, eres un muy buen jugador. Pero, para el último 3 o 4 por ciento, tienes que dar más. Es un arte el de sacar estas pequeñas cosas. Jupp Heynckes domina esto como ningún otro. Tras aquella derrota contra el Chelsea, todos pusimos un poco más de nuestra parte. La unión fue maravillosa. Así fue también en la selección nacional. Siempre estuvimos cerca, pero nunca pudimos agarrar con las manos la Copa del Mundo. Cuando ganamos la Liga de Campeones y el Mundial, tras el pitido final, pensé: ¡Por fin, por fin lo he conseguido!"

**Tienes 34 años. ¿Cuánto tiempo más quieres jugar?
Schweinsteiger: "Físicamente me encuentro bien. Cada día me divierto yendo al entrenamiento. Juego cada partido. Si Karl-Heinz Rummenigge me quisiera hacer una oferta, puede que me lo pensara otra vez (ríe). Creo que todavía puedo jugar dos o tres años. Pero miro de año a año."

¿Y qué viene después?
Schweinsteiger: "Probablemente, me apartaré un poco y pasaré tiempo con mi mujer y mi hijo. Naturalmente, permaneceré unido al fútbol, pero primero quiero alejarme un poco."

¿Volverás con tu familia a Baviera?
Schweinsteiger: "Creo que en algún momento volveremos a Europa."

La entrevista completa con Bastian Schweinsteiger se encuentra en el último número de 51, la revista mensual para todos los socios del FC Bayern.


Temas de este artículo

Comparte este artículo