La baja de Coman empaña la alegría del Bayern en su victoria inaugural

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El Bayern inició su nueva temporada en la Bundesliga con sonrirsas y lagrimas. Gracias a la victoria por 3-1 (1-0) contra el Hoffenheim, el campeón alemán ganó su tercer partido oficial tras los triunfos en la Supercopa y en la Copa DFB. Niko Kovac se estrena así con un gran arranque de temporada. Sin embargo, los muniqueses tuvieron que pagar el caro peaje de la lesión de Kinsgley Coman, que sufrió una fisura en la sindesmosis del tobillo.

"Lógicamente estamos muy tristes de que Kingsley haya sufrido la misma lesión de antes", se mostró dolorido Niko Kovac el sábado tras el entrenamiento del equipo en la ciudad deportiva. Coman se encontraba "en el buen camino para llegar al nivel donde estaba antes." Ahora, solo queda que "todos lo apoyen, que la operación salga bien para que pueda volver cuanto antes y pueda volver a jugar en la Bundesliga."

Coman se lesiona en su vuelta

Joshua Kimmich calificó la baja del extremo como "muy amarga". Precisamente, ya sufrió la misma lesión en febrero, perdiéndose incluso el Mundial de Rusia. El partido contra el Hoffenhiem era su primera aparición en liga desde aquel 0-0 contra el Hertha de Berlín. "Acababa de venir de una lesión. Me quedé en shock en el campo", explicó Kimmich.

En el momento en el que Coman tuvo que marcharse, el Bayern estaba por delante en el marcador por un gol de cabeza de Thomas Müller. Tras el sorprendente empate del Hoffenheim por medio de Szalai, Robert Lewandowski, de penalti, y Arjen Robben, que entró sustituyendo a Coman, certificaron el final de un turbulento encuentro. "Costó mucho trabajo", resumió el entrenador del Bayern tras su tercera victoria en partido oficial.

El Bayern logra la victoria

Kimmich también consideró que fue un inicio "top", aunque no todo "saliera bien". Tras la lesión de Coman antes del descanso, el partido sufrió un cambio. El capitán, Manuel Neuer, también lo consideró así: "La primera mitad fue muy buena. Entonces tuvimos una pequeña fase peor que logramos superar y ganamos merecidamente." Kovac recalcó tras el partido que su equipo fue "demasiado pasivo" en fases del segundo periodo: "No me ha gustado. Pero entonces logramos cambiar las tornas, eso me gustó."

Como premio, tras la sesión de entrenamiento de hoy, Kovac le concedió a sus jugadores dos días libres. El equipo volverá a entrenar el martes por la mañana para preparar el partido de despedida de Bastian Schweinsteiger contra su actual equipo, el Chicago Fire, que tendrá lugar el mismo día por la noche. Para el entrenador del Bayern y su equipo, será, probablemente, una gran oportunidad seguir trabajando de cara a la larga temporada.


Comparte este artículo