Tolisso se reincorpora a los entrenamientos

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Cuando los jugadores del Bayern saltaron al campo para entrenar este martes por la mañana, caía una suave lluvia sobre la Säbener Straße. Podría interpretarse como el particular saludo que los dioses del tiempo guardaban para un jugador concreto del Bayern. Uno que hace un mes se proclamó campeón del mundo en Moscú, bajo una copiosa lluvia, ante la selección de Croacia; el mayor éxito de Corentin Tolisso en su carrera.

"Lo primero que haré es conocer al nuevo cuerpo técnico y a los nuevos compañeros, además de saludar a los que ya conozco", anunció el francés tras su regreso a Múnich. Sus ganas de ver de nuevo a sus compañeros eran recíprocas, ya que el vestuario le brindó una amistosa bienvenida al recién proclamado campeón del mundo con un particular regalo: ¡una tarta conmemorativa de su título mundialista!

Lo cierto es que a Coco le vino bien la susodicha tarta. En el primer entrenamiento del Bayern después de conquistar la Supercopa ante el Eintracht Frankfurt el galo sudó lo suyo en los diferentes ejercicios con balón que diseñó Niko Kovac, quien no le perdió de vista. Ya el domingo completó una sesión individual motu proprio, varios días antes del habitual y obligatorio chequeo médico.

El amistoso ante el Hamburger SV llega demasiado pronto para Tolisso

En cualquier caso, todavía pasará un tiempo hasta que Coco dispute su primer partido con el Bayern. Cuando el miércoles sus compañeros se midan en un amistoso ante el Hamburger SV (hora de inicio: 18:00 CEST), el centrocampista galo estará ejercitándose en la ciudad deportiva. A Coco le aguardan diversas sesiones de entrenamiento antes de estar a punto para la temporada. "Como siempre, quiero ganar todo en cada temporada. Este año quiero ganar especialmente la Copa. Con la fantástica plantilla que tenemos estamos en disposición de ganar todo. Ese es el objetivo que me he puesto", declaró el jugador.

Mientras Kovac saludó por primera vez a Tolisso en la sesión matutina, otros miembros del vestuario trabajaron en pequeños grupos. David Alaba, que sufrió una fuerte contusión en la rodilla en la Supercopa, se ejercitó junto a Robert Lewandowski, quien tiene leves molestias en el muslo y solo completó una sesión regenerativa en el gimnasio. James y Serge Gnabry solo realizaron carreras en el césped.


Comparte este artículo