Gnabry devuelve la confianza con una gran actuación

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ni el propio reconocimiento como "hombre del partido" evitó que tuviera que pasar los controles antidopaje. Tras su gran partido en el 0-2 contra el AEK de Atenas, Serge Gnabry tuvo que armarse de paciencia antes de irse a las duchas. El atacante debió pasar las pruebas antidopaje y exponerse a las preguntas de los numerosos medios de comunicación tras ser nombrado por la UEFA como el mejor jugador del encuentro.

Un merecido reconocimiento para Gnabry. El extremo de 23 años actuó por la izquierda y fue un dolor de cabeza para sus rivales por su velocidad y sus regates. Con ellos, dejó más espacio a sus compañeros e incluso logró crearse sus propias ocasiones. Una "luz brillante" en el partido, lo describiría Hasan Salihamidzcic más tarde. "Lo hace bien, se atreve. Hizo un gran trabajo", dijo el director deportivo.

Participó en los dos goles del partido

En la segunda mitad salieron a relucir sus cualidades: En el minuto 63, el campeón de Europa sub-21 con Alemania se dirigió a porteria y se la pasó a Rafinha, que venía doblandolo por detrás, para que acabara asistiendo a Lewandowski en el 0-2. Dos minutos antes, hizo un jugada parecida con Mats Hummels, pero, tras una serie de rebotes, fue Javi Martínez el que acabó marcando el 0-1. "Hoy, en la primera mitad tuvo dos o tres buenas ocasiones y en la segunda dio la asistencia del gol", lo alabó Niko Kovac, que ve que Gnabry "siempre juega con mucha confianza en sí mismo" y espera que "en el futuro pueda seguir mostrándolo".

Tras su titularidad en Wolfsburgo, el entrenador del Bayern volvió a repetir once en Atenas con el extremo. Gnabry devolvió la confianza con una gran actuación. "Serge lo ha hecho muy bien, no solo en el partido de hoy, sino también en Wolfsburgo", reveló su entrenador. Desde su llegada, Gnabry ha tenido que lidiar con problemas musculares en el muslo, pero, gracias a su trabajo duro en los entrenamientos, se ha convertido en una figura importante en el ataque del Bayern.

"Quiere mejorar" y "trabaja con empeño", un "auténtico profesional", lo alabó Arjen Robben, que se alegró de las ganas de jugar de su compañero: "Siempre estoy en el gimnasio, pero ahora tengo un nuevo amigo. Él se prepara siempre muy bien", explicó el holandés, que será baja el sábado en Mainz por su expulsión en Wolfsburgo. El versátil atacante Serge Gnabry podría ser una gran opción para sustituir al holandés.

Solo le falta un gol con la camiseta del Bayern

El extremo también reconoció sus defectos durante el partido. "Hemos desaprovechado algunas oportunidades que en otros partidos nos costarían algunos puntos. Hemos descubierto el probelema y trabajamos duro en ello en los entrenamientos. Pero, "lo más importante es que ganamos como equipo", dijo el alemán, que aún sigue esperando marcar su primer gol con el máximo campeón de Alemania.

Un disparo de Gnabry en el minuto 39 acabó en el lateral de la red. El director deportivo, Hasan Salihamidzcic, cree que Gnabry "abrirá la veda" pronto. "Todos nosotros esperamos un gol suyo", exigió el bosnio guiñando el ojo, añadiendo que "lo hace muy bien" y que está "muy satisfecho".