El Bayern mira hacia adelante tras el desafortunado empate

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Una gris y muy espesa niebla cubrió el campo de entrenamiento de la Säbener Strasse el domingo por la mañana. Este mal clima reflejó el raro ambiente que reina en el Bayern de Múnich. El 3-3 (2-1) contra el recién ascendido Fortuna Düsseldorf fue mucho más que molesto, tal y como se pudo ver en las caras de los protagonistas. El Bayern creyó que se llevaba la victoria hasta que se encajó un gol en el último minuto. "Eso no debe pasarnos", dijo un molesto Manuel Neuer tras el partido. El presidente Uli Hoeness la calificó incluso como un "shock".

Todo parecía indicar que se vería una merecida vicoria de los locales. Niklas Süle (17') y Thomas Müller (20') pusieron el Bayern muy pronto por delante. Los muniqueses controlaron el encuentro, tuvieron más posesión (78%) y más disparos (15-10), pero no pudieron marcar ningún gol más. Dodi Lukebakio asestó el primer golpe descontando justo antes del descanso para poner el 2-1. Sin embargo, el equipo de Niko Kovac respondió bien y Müller marcó su segundo del día. El Bayern no fue capaz de batir de nuevo a Michael Rensing a pesar de disfrutar de numerosas ocasiones y los visitantes acabaron empatando por medio de Lukebakio (78' y 93').

El récord de Müller sigue intacto. Robben señala el camino

"Durante mucho tiempo no parecía que fuéramos a empatar, pero, cuando el Düsseldorf te hace tres goles en casa, tenemos que replantearnos las cosas", reconoció bigoleador Thomas Müller. Que permaneciera el récord del atacante de 29 años y que el Bayern no fuera derrotado en el 85º partido de Bundesliga en el hay un gol de Müller, solo fue un pequeño consuelo. Su entrenador Niko Kovac estaba, simplemente, "enfadado" por la "forma en la que defendimos en los tres goles". Da "igual si en el otro lado está un recién ascendido o un equipo de Liga de Campeones. Estos errores se pagan", explicó el croata.

Aunque resultara siendo muy molesto perder estos puntos, en la siguiente sesión de entrenamiento, los bávaros estuvieron muy concentrados para poder resarcirse en el partido de Liga de Campeones ante el Benfica. Kovac no quiso dar una "riña general", tal y como explicó en la rueda de prensa post partido. Va a hablar "de forma clara y concisa internamente" lo que se hizo mal ante el Fortuna. Arjen Robben mira hacia adelante: Los grandes equios se caracterizan por "levantarse y seguir", explicó el holandés. "El martes solo vale una cosa, tenemos que ganar".