Un combativo Bayern tras el partido del Friburgo

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Nubes grises se cernían sobre Múnich, cuando el Bayern llegó el domingo por la mañana para entrenarse en los campos de la Säbener. Se ajusta un poco al humor de los muniqueses. El 1-1 (0-0) contra el SC Freiburg del día anterior no fue digerido del todo, porque fue una pérdida innecesaria de puntos. Con más del 70 por ciento de posesión, el campeón alemán dominó el juego sobre los rivales.

Especialmente en las primeras fases, el equipo de Niko Kovac metió a los invitados en su propia área casi de forma permanente. "Se vio fútbol, alegría, presión. Pero no marcamos", dijo Hasan Salihamidzic después, probablemente pensando en el minuto 26, entre otras, cuando Robert Lewandowski se plantó solo frente a Alexander Schwolow, pero finalmente el portero del SCF pudo despejar.

Gol redentor de Gnabry

"Y luego se volvió más y más lento", continuó el director deportivo. El Bayern se mantuvo dominante, pero apenas entró en el área. "No es fácil cuando el rival es tan compacto", explicó Kovac. Sin embargo, Serge Gnabry anotó la merecida ventaja en el minuto 80 con una gran acción en solitario. "Fue como una pequeña salvación cuando Serge hizo el gol", admitió Thomas Müller.

"Pero luego no fuimos constantes con el tiempo", dijo el atacante con irritación. "Un centro al área que se podría haber evitado, pero les dejamos entrar y en el medio no éramos superiores en número y por eso el rival tiene ventaja por delante y marca fríamente", dijo Müller sobre el gol de Lucas Höler en el Minuto 89. Fue el primer disparo del Friburgo que fue a la portería de Manuel Neuer. "Fuimos penalizados aunque el rival solo disparó una vez a puerta. No fuimos recmpensados por el trabajo realizado", fue la conclusión del técnico.

Regresar juntos

"Solo tenemos que atormentarnos un poco", señaló Müller señaló el poco valor del punto obtenido, pero miró hacia adelante. "Tenemos que enseñar nuestras cartas y ponernos derechos y juntarnos. Nuestra tarea es manternernos fuertes y no esconderse. Ahora tenemos dos partidos importantes, por lo que no ayuda discutir o titubear", dijo el de 29 años.

El miércoles, el Bayern ante el AEK Atenas puede dar un paso importante hacia la ronda eliminatoria de la Liga de Campeones y el sábado toca la visita a los líderes de la liga, el Borussia Dortmund, que actualmente está cuatro puntos por delante. De ayuda para Müller y cía, es que a pesar de la difícil fase actual, los aficinados todavía están detrás del equipo. Aunque hubo algunos silbidos ocasionales el sábado después del pitido final, pero los fuertes vítores del fondo los superaron rápidamente.

E incluso el domingo, a pesar del clima sombrío, más de 600 fans llegaron a los campos de entrenamiento para la sesión pública y apoyaron al equipo. Los jugadores lo agradecieron antes del inicio del entrenamiento con numerosos autógrafos. "En un momento en que la atmósfera exterior no es tan buena, los aficionados son más importantes", dijo David Alaba sobre la respuesta. Junto con los fans, el Bayern quiere revertir la situación ahora y "se presenta más emocionante. Volveremos, de eso se puede estar seguro", prometió Müller. Según el pronóstico del tiempo, se espera que las nubes grises abandonen Múnich la próxima semana.


Temas de este artículo

Comparte este artículo