Un Bayern ilusionado por la visita a Anfield

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ya sea en Barcelona, Madrid, Manchester, Milán o las grandes estadios de Londres. Por último, también Lisboa, Atenas y Amsterdam. Apenas hay un estadio de fútbol europeo conocido en el que el Bayern no haya dejado su tarjeta de visita en los últimos años. Solo en el legendario Anfield Road en Liverpool, el campeón alemán no ha comparecido en el pasado reciente. Pero ahora la espera ha terminado. El próximo martes, el FCB jugará el partido de ida de la primera ronda eliminatoria de la Liga de Campeones ante un gran coloso de Inglaterra, el Liverpool.

"Todos estamos extra motivados con el partido", dijo Serge Gnabry, quien jugó allí con el Hoffenheim. "El ambiente es especial, es una gran sensación jugar allí. Simplemente espero un partido realmente emocionante", dijo el jugador de 23 años. Niko Kovac también está a la espera del partido: "Sabemos que se han escrito noches mágicas en Anfield", dijo el entrenador del Bayern inmediatamente después del sorteo de los octavos de final. "Espero que eso nos suceda a nosotros".

El estadio se construyó cuando el LFC, que celebró su 125 aniversario hace dos años, ni siquiera existía. En septiembre de 1884, los terrenos deportivos entre Anfield Road y Walton Breck Road se abrieron y acogieron inicialmente a los rivales locales FC Everton como terreno de juego. En 1892, sin embargo, los Toffees se mudaron al vecino Goodison Park. Poco después, se fundó el FC Liverpool, que desde entonces tiene su casa en Anfield.

El estadio está ubicado en el centro de un área residencial en el distrito del mismo nombre de Liverpool. La última de muchas renovaciones y obras se completó en 2015. Cuatro tribunas: Main Stand, Anfield Road Stand, Kenny Dalglish Stand und The Kop, posiblemente la tribuna más famosa del mundo. Con una capacidad de 54.074 espectadores, es el sexto estadio más grande de Inglaterra.

Y esto hace de Anfield uno de los estadios con más ambiente de la historia. Desde los años 60, "Nunca caminarás solo", tal vez la canción más conocida en el deporte, se entona en las gradas antes de cada partido. La piel de gallina para todos los aficionados, pero también para cada jugador que haya experimentado esto de primera mano. "He jugado en muchos estadios del mundo, pero nada se compara con jugar en Liverpool", dijo el exdelantero del Arsenal Thierry Henry.

Incluso la salida del vestuario al césped es algo especial. En el túnel de acceso, los jugadores de ambos equipos entran en contacto. En la década de los 60, el legendario entrenador Bill Shankley tenía un cartel con el logotipo del Liverpool y la inscripción "Esto es Anfield" a la salida del vestuario. Debería ser un anuncio para el enemigo: esto es Anfield Road, no hay nada que sacar de aquí. Un amuleto de la suerte para los jugadores del equipo local que tocan el escudo con la mano antes de salir al campo.

Para los equipos alemanes, las visitas a Anfield hasta el momento fueron poco fructíferas. 18 veces probaron su suerte ante los Reds, 15 derrotas y tres empates es el pobre balance. Por cierto, el Bayern ya ha jugado en Anfield tres veces. Tanto en los octavos de final de la Recopa en 1971, como diez años más tarde en la semifinal de la Copa de Europa, los muniqueses salieron con un empate sin goles. En el partido de ida de los cuartos de final de la Copa de Ferias 1970/71, los campeones alemanes sufrieron una derrota por 3-0.

Más recientemente, las leyendas del Bayern probaron su suerte en Anfield cuando compitieron en un partido benéfico contra las leyendas del LFC en marzo de 2018. En un entretenido partido, ambos equipos se enfrentaron frente a 54.000 espectadores con un empate 5-5. De esta forma, los profesionales de Bayern tendrán el martes la oportunidad de escribir una victoria en este legendario lugar histórico.