El Liverpool desea un "partido apretado" con el Bayern

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Jürgen Klopp entró en la sala de prensa del Allianz Arena de muy buen humor y con una amplia sonrisa. "Siempre he venido aquí con mucho gusto", dijo el entrenador del Liverpool un día antes de la vuelta ante el Bayern. "Me he alegrado mucho. Conducir aquí con el autobús, ver las luces rojas... Me resulta familiar. Es una señal de que nos aguarda un gran partido".

Algo así es lo que desea Klopp para su equipo en la decisiva eliminatoria del miércoles. Tras el empate sin goles en la ida de hace tres semanas, al subcampeón del año pasado le valdría cualquier empate con goles de por medio. Es un punto de partida del que los ingleses, que ganaron 4-2 este fin de semana al Burnley, son plenamente conscientes.

No hemos venido aquí para golear al Bayern en su estadio", recalcó Klopp, alabando también la "gran calidad" de los muniqueses. "El Bayern es un equipo de clase mundial, debemos defender al más alto nivel". El Liverpool no tratará de mantener todo el tiempo "un partido abierto", como dijo Klopp. "Si se nos presenta la opción de hacer un partido apretado, tendremos una gran oportunidad. Tenemos que estar ahí desde el primer segundo y mostrar lo mucho que deseamos estar en los cuartos de final".

Van Dijk regresa - Keita será baja

El Liverpool podrá contar el miércoles de nuevo Virgil van Dijk, sancionado en la ida. Su compañero en la defensa, Dejan Lovren, también estará disponible de nuevo tras superar su lesión en el muslo. El internacional croata, sin embargo, no está preparado para jugar desde el inicio, aclaró Klopp. En su lugar, podría jugar, tal y como ocurrió hace tres semanas, el ex del Schalke, Joel Matip, por lo que Fabinho regresaría al centro del campo. Naby Keita, tocado, no ha viajado a Múnich.

La mejor defensa de la Premier League (17 goles en contra en 30 partidos) se tendrá que ver las caras con Robert Lewandowski, el actual máximo goleador de la competición con ocho tantos. "A estos delanteros no les puedes dejar muchas oportunidades. Si lo haces, te castigan con un gol", advirtió Van Dijk sobre el atacante del Bayern, que ha marcado 23 goles en 25 partidos como local en la Liga de Campeones. El portero Alisson Becker añadió que deben estar "muy concentrados para pararle".

Por el lado opuesto, los Reds esperan poner en juego su temido contragolpe y su peligrosísimo trio de delanteros. Mo Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané marcaron 10 goles en la pasada edición de la Liga de Campeones. Que Salah solo haya marcado un gol en los últimos ocho partido, no le quita el sueño al Liverpool. El domingo, ante el Burnley, marcaron en su lugar Firmino y Mané por partida doble.

Aunque las estadísticas recientes no hablen a favor del Liverpool, perdieron los últimos cuarto partidos a domicilio en la Champions, el miércoles se podría repetir el resultado de hace 28 años. En la temporada 1980/81, el Liverpool viajó a Múnich tras empatar a cero en la ida en Anfield. Los Reds se clasificaron a la final con un empate a uno. En la final derrotaron al Real Madrid y ganaron su tercera "Orejona".


Comparte este artículo