presentada por
Buscar Fill-1
Menú
"Un señor sin igual"

Giovanni Trapattoni celebra su 80º cumpleaños

Increase font size Text size

Zorro táctico, caballero, furioso orador: Con Giovanni Trapattoni, el Bayern vivió tres temporadas inolvidables. En la 1994/95 y de 1996-1998 fue entrenador de los campeones alemanes, con quienes ganó el Campeonato de Liga (1997), la Copa DFB (1998) y la Copa de la Liga (1997). En total, Trapattoni ganó más de 20 títulos con el FCB, la Juventus, el Inter de Milán, el Benfica, el RB Salzburgo y la selección nacional de Irán. El domingo, uno de los entrenadores de fútbol más exitosos del mundo celebra su cumpleaños número 80: Tanti auguri, Míster. ¡Felicidades!

"Celebraré mi cumpleaños con la familia. Y lo más simple posible", dijo el cumpleañero en una entrevista con la revista "51! del Bayern (número de marzo). "En esta etapa de mi vida, solo quiero pasar tiempo con mi familia, especialmente con mi esposa Paola y mis tres nietos", continuó Trapattoni. Al exitoso entrenador todavía le gusta recordar sus tres años en la Säbener Straße.

"Nunca olvidaré el gran respeto que recibí en Munich. Tanto del equipo como de los aficionados. Eso no lo conocí en Italia", recordó Trapattoni, quien también" se enamoró de la ciudad a la vez. "Múnich es maravillosa. Me sentí más que casa allí. Munich siempre tendrá un lugar en mi corazón", dijo el ex profesional del AC Milan, que también obtuvo numerosos títulos como jugador, incluidas tres victorias en la Copa de Europa y la victoria en la Copa del Mundo.

Niko Kovac, entrenador del Bayern, sobre Giovanni Trapattoni
"Es un señor sin igual, un hombre del cual no hay muchos en el mundo de los entrenadores".

Ganó notoriedad, no solo como un experto en fútbol, sino también con su legendario discurso en marzo de 1998. "Al principio estaba distante, pero de repente mi temperamento siguió adelante conmigo", dijo Il Trap, quien tenía "más o menos planeado" lo que él quería decir "pero no que lo dijera así". Sus alocuciones: "Débil como una botella vacía", "Qué le permite a Strunz" o "He terminado" son las que aún recuerdan los aficionados del fútbol y desde hace mucho tiempo han encontrado su camino en el lenguaje común.

Trapattoni no se arrepiente de haber perdido la paciencia en ese momento: "Soy solo una persona espontánea". Sin embargo, es importante para él disculparse con sus ex jugadores, especialmente Thomas Strunz. "Su nombre estaba en todas partes, el público y los medios se burlaban de él. Esa no fue mi intención. Creo que Thomas y todos mis jugadores pueden reírse de mi escena hoy. Espero que estén bien y que no estén enfadados conmigo".

El entrenador del Bayern de hoy, Niko Kovac, conoce bien a Trapattoni. "Lo tuve como entrenador dos años en Salzburgo", recuerda Kovac, quien se convirtió en campeón de Austria con Trapattoni en la 2006/07. "Es un señor incomparable, un hombre del cual no hay muchos en el mundo de los entrenadores", dijo Kovac de un "hombre realmente excepcioanal" con "inteligencia emocional y empatía. De ahí se podía copiar mucho". Para el futuro, Trapattoni desea una cosa: "Digámoslo de esta manera, siento que he terminado los 90 minutos de mi partido. A partir de ahora, ¡comienza el gol de oro!

Noticias