Noches mágicas de la Liga de Campeones en el Allianz Arena

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

El miércoles, el Allianz Arena será el juez de la decisiva vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Liverpool. Tras el empate a cero en la ida, el Bayern necesita una victoria para asegurarse pasar de ronda. "Ganar un partido en casa siempre es posible", comentó un confiado Hummels. Un factor decisivo podrían ser los aficionados, que, en numerosas ocasiones, han apoyado al Bayern en su feudo con impresionantes coreografías y sonoros cánticos durante todo el encuentro. fcbayern.com ha hecho un repaso a las noches más especiales en la Liga de Campeones y está deseando de que llegue ya el miércoles.

7 de marzo de 2007: Roy Makaay marca a los diez segundos

Tras la derrota por 3-2 en la ida, los bávaros sabían que tenían que ganar la vuelta de los octavos de final ante el Real Madrid ante su propio público. Apoyados por sus aficionados, el Bayern salió con todo y empezaron el partido de la mejor manera. Tras solo diez segundos, Roy Makaay puso por delante al máximo campeón con un gol que, hoy en día, sigue siendo el más rápido de la historia de la Liga de Campeones. Lo asistió el actual director deportivo, Hasan Salihamidzic. El 2-0 en el 66' por medio de Lucio aseguró la clasificación, aunque Ruud Van Nistelrooy llegó a acortar distancias en el 83'.

30 de marzo de 2010: Olic no se rinde

El finalista del año anterior, el Manchester United, era todo un hueso duro de roer en los cuartos de final de la 2009/10. Cuando Wayne Rooney marcó en la ida en el primer minuto, las sensaciones no fueron las mejores. Pero los muniqueses despertaron con el paso de los minutos y, tras crear varias ocasiones, igualaron la contienda por medio de Franck Ribéry (77'). Todos daban por hecho el empate, pero el Bayern, los aficionados e Ivica lic no habían dicho su última palabra. En el descuento, el croata apareció de la nada para robarle un balón a Patrice Evra y marcar el segundo (90'+2). La vuelta se saldó con derrota por 3-2, pero el Bayern se clasificó por los goles marcados fuera de casa y, sobretodo, también, por ese gol de Olic en el último suspiro.

21 de abril de 2010: "Pack ma's"

El Bayern de Múnich alcanzó las semifinales de la Liga de Campeones por primera vez desde 2001. El rival fue el Olympique de Lyon. Para esta gran ocasión, los aficionados estuvieron a la altura de las expectativas. Con una impresionante coreografía, el Allianz Arena se tiño de rojo y blanco. En las gradas se podía leer "Pack Ma's" (Traducción: Vamos a hacerlo) y así fue. Gracias al 1-0 de Arjen Robben, se sentaron las bases para la clasificación a la final.

23 de abril de 2013: Noche mágica contra el Barcelona

En las semifinales de la 2012/13, se enfrentaron los dos mejores equipos de Europa y el Bayern disputó la ida en su estadio ante el Barcelona. Lo que pudieron experimentar los aficionados allí presentes fue algo que pocos se habrían podido imaginar. Los muniqueses tuvieron su día y aplastaron al Barcelona con un contundente y merecido 4-0. ¡El Allianz Arena era una fiesta! Por supuesto, el Bayern no desperdició esta ventaja y, en la vuelta, certificó aún más su pase a la final de Wembley.

21 de abril de 2015: "NIEMALS AUFGEBEN!"

La ida de los cuartos de final contra el Oporto fue un partido para olvidar. El Bayern perdió por 3-1 y la clasificación a las semifinales estaba en serio peligro. Los aficionados sabían lo que tenían que hacer. Prepararon en la curva sur una coreografía con las palabras "NIEMALS AUFGEBEN" (Traducción: Nunca hay que rendirse) y animaron sin parar durante los noventa minutos. El Bayern ganó por 6-1 y se metió en semifinales.

16 de marzo de 2016: Remontada espectacular

Tras empatar a dos en la ida de octavos en Turin, la alegría por la vuelta ante la Juventus era enorme. La afición tiñó la curva sur de rojo y blanco y, antes del comienzo del encuentro, aseguraron un gran ambiente. Sin embargo, los italianos empezaron por todo lo alto y, a los 28 minutos, iban 0-2 arriba. El Bayern no podía permitir eso y luchó hasta el final y el Allianz acompañó. Cuando Thomas Müller marcó el empate a dos en el 91' y forzó la prórroga, el estadio explotó. Los locales se motivaron en la prórroga y, con goles de Thiago (108') y Kingsley Coman (110') certificaron la vitoria. El Allianz Arena mostró su fuerza un día más.