El FC Bayern da un "gran paso hacia el título"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Fue el minuto 86 en el partido en casa ante el Hannover 96 cuando el ambiente en el Allianz Arena alcanzó su punto máximo. Después de más de cinco meses de descanso por lesión, Arjen Robben entró al terreno de juego mientras 75.000 espectadores preparaban a "Mr. Wembley" una sentida y emocionante ovación. "Es indescriptible", señaló el jugador de 35 años, que encontró las palabras correctas mucho después del pitido final. "Este ambiente es alucinante, la reacción de los aficionados fue realmente increíble".

El extremo holandés también estuvo a punto de añadir su nombre a la lista de goleadores del partido, ya que dispuso de un tiro libre directo que se marchó alto un poco antes del pitido final. "Los chicos fueron muy amables. Fue un regalo del equipo que me dejaran disparar. Normalmente esa era la posición correcta para disparar con la derecha", dijo Robben después de su 700º encuentro oficial como profesional. Pero incluso sin un gol, Robben estaba feliz "como un niño pequeño" y estaba "muy, muy, muy agradecido" por poder volver a jugar. "Por eso he estado luchando en las últimas semanas y meses".

Apenas dos minutos antes de que Robben hiciera su regreso, Franck Ribéry anotó el que fuera el 3-1 en el marcador confirmando la victoria ante el último clasificado de la Bundesliga y ampliando así la ventaja respecto al segundo clasificado. Además de Robben, el francés también dejará al FC Bayern a final de temporada, preferiblemente ganando el doblete. "Ya gané más de 20 títulos con el Bayern y espero que ganemos la Bundesliga y luego la Copa esta temporada", dijo el jugador de 36 años en un mensaje a FC Bayern.tv.

"Es indescriptible, estoy muy muy agradecido"

Arjen Robben tras su regreso a los terrenos de juego después de cinco meses lesionado.

De camino al séptimo campeonato de Bundesliga consecutivo, los invitados desde Hannover no pudieron detener al conjunto muniqués. Robert Lewandowski y Leon Goretzka fueron los autores de los goles en la primera mitad consiguiendo una ventaja de 2-0. El portero Michael Esser, del Hannover 96, impidió en numerosas ocasiones una mayor ventaja del FC Bayern. "Creo que hicimos un buen trabajo en la primera mitad", el entrenador, Niko Kovac, elogió a su equipo. Sólo mostró su incompleta satisfacción por fallar "muchas ocasiones claras de gol". "Teníamos que habernos ido al descanso con 4-0 y no 2-0".

Por su parte, el Hannover 96 se encontró justo después del descanso con un cuestionable penalti por manos de Boateng que acabó materializando Jonathas antes de que Ribéry cerrara el marcador con un último tanto que tranquilizó y alentó a la afición del FC Bayern. Tres horas después del final del partido, la excitación fue aún mayor después del 2-2 del Borussia Dortmund en Bremen. Con ambos resultados, el FC Bayern amplía su ventaja a cuatro puntos a falta de dos partidos. El próximo sábado en Leipzig, la consecución del título podría hacerse efectiva.

"Creo que dimos un buen paso hacia el campeonato, pero aún no ha terminado. Tenemos dos encuentros difíciles por delante", dijo Kovac. El capitán, Thomas Müller, habló de una "tarde agradable para nosotros" y miró hacia adelante: "Jugar de visitante en Leipzig nunca es una tarea fácil, pero también es de esos partidos donde más te motivas. Recuerdo el partido de casa contra el Dortmund. Cuando la presión es máxima, tenemos que responder aún mejor".

Eso es lo que Arjen Robben y Franck Ribéry quieren hacer antes de ganar su octavo y noveno campeonato respectivamente. "Todavía tenemos algunos planes, y eso es muy importante para mí. Tenemos que ganar títulos y eso está antes que todo", dijo Robben. "Tenemos tres partidos muy difíciles. Es un reto. Pero si quieres lograr algo como un gran equipo, tienes que trabajar duro para conseguirlo".