presentada por
Buscar Fill-1
Menú
Celebración, doblete y alegría

"Final feliz" en Berlín

Increase font size Text size

"El Bayern va a celebrar hoy, seguramente, por todo lo alto", dijo Niko Kovac el sábado por la noche en el Estadio Olímpico de Berlín, al que no le faltaba razón. Un rato antes, su equipo derrotó al RB Leipzig por 0-3 (0-1), consiguiéndose así la 19ª Copa DFB del club. "Está claro que se percibe la alegría y que uno está contento por pasar el tiempo con amigos, conocidos y familiares", comentó Kovac sobre la fiesta que tendría lugar unas horas después. 

"Tuvimos una magnífica semana", reveló el director general Karl-Heinz Rummenigge a la medianoche en su discurso ante unas 950 personas en la oficina de representación de Telekom. "La semana pasada, campeones de liga. Hoy, de Copa. Hemos coronado una temporada con la que podemos estar muy orgullosos. Felicito de corazón a todo el equipo y a todos los que han formado parte este éxito", continuó Rummenigge. 

Una final muy igualada

Antes de llevarse la 76ª final de la Copa DFB, el Bayern tuvo que superar una compliada tarea. El Leipzig, que estaba por primera vez en una final, demostró durante muchos minutos que fue el rival duro que se esperaba. "Hoy hemos presenciado un partido fabuloso", reconoció Rummenigge. "El Leipzig también se ha vendido muy bien. En los primeros 20 minutos jugaron un partido por el que hay que mostrar mucho respeto". 

El Leipzig tuvo un mejor arranque en este intenso partido y pudo ponerse por delante. La mejor oportunidad la desbarató el capitán Manuel Neuer, que llegó a tiempo al partido tras superar su lesión de seis semanas. En la delantera, Robert Lewandowski adelantó a los muniqueses, que ganaron más confianza con el gol. 

Tras el descanso, el Leipzig pudo volver a empatar, pero Manuel Neuer volvió a demostrar que es un seguro de vida mediante numerosas paradas de mérito. "En la portería, contamos con un gigante como Manuel Neuer", lo elogió Rummenigge. Kingsley Coman y Lewandowski, por partida doble, certificaron la victoria y el duodécimo doblete de la historia del club. "Nuestro equipo lo ha hecho de forma magnífica. Fueron tres goles de talla mundial", los describió Rummenigge. 

"¡Hoy lo hemos dado todo! Enhorabuena a los chicos. La victoria de hoy no fue una cualquiera, hoy afloraron muchas emociones" reconoció Thomas Müller tras el partido. "Hemos ganado ya muchas cosas, pero esto fue algo especial, no solo por los tres grandes jugadores que se marchan. También por la difícil fase que tuvimos durante le temporada. Cuando se logra remontar así... Es abrumador, tuvimos mucha fuerza de voluntad". 

El mejor regalo de despedida para Ribéry, Robben y Rafinha

"Para nosotros, hoy solo existía un objetivo, y ese era ganar la Copa", reveló el bigoleador, Lewandowski, que recibió el premio de mejor jugador del partido. Este éxito fue también "un regalo de despedida para Franck, Arjen y Rafinha", que vivieron su último partido con el club. "Una final así siempre es bonita y tuvo un ambiente especial. Lo que hemos logrado juntos lo recordamos toda la vida y no lo voy a olvidar. Fueron doce años maravillosos", dijo Ribéry con cierta tristeza. 

Todos le hicieron caso a Kovac y celebraron hasta altas horas de la mañana. "Este equipo ha hecho algo impresionante", resumió un satisfecho Kovac, que acabó contento con el "final feliz" en su primera temporada con el Bayern. "Fue una temporada agotadora. Ahora necesitaremos dos o tres semanas para venirnos abajo, relajarnos y asimilarlo". 

Noticias