Kurt-Landauer ya tiene su estatua en la Säbener Strasse

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Acto ceremonial en la Säbener Strasse. El miércoles por la tarde, una estatua de bronce del ex presidente del club, Kurt Landauer, fue entregada a los campeones en la ciudad deportiva del Bayern. El presidente del club, Uli Hoeneß, y Uri Siegel, sobrino de Landau, quien murió en 1961, se reservaron el derecho de descubrir el monumento en una plataforma especialmente erigida.

"Kurt Landauer está de nuevo aquí, justo en mitad de la Säbener Straße", dijo Sebastian Mederer, presidente de la Fundación Kurt Landauer, quien inició este proyecto hace casi dos años. "Estamos muy felices de entregar esta estatua al Bayern como regalo". Hace más de 70 años, Landauer fue responsable de hacer de la Säbener Straße el hogar deportivo del club. "Lo que se ha hecho hoy es algo único", continuó Mederer.

Además de Hoeness, los dos vicepresidentes, el Prof. Dr. Dieter Mayer y Walter Mennekes participaron en el evento. El FC Bayern München AG estuvo representado por el Presidente de la junta directiva Karl-Heinz Rummenigge y el Vicepresidente Jan-Christian Dreesen.

"Kurt Landauer fue uno de los más grandes, quizás el más grande presidente del Bayern", Hoeness elogió la actuación del Presidente Honorario Landauer nombrado por el club en 2013. "Nosotros, todo el club, estamos encantados y estamos muy orgullosos y felices de que la Fundación Kurt Landauer haya organizado esto por su cuenta y Kurt Landauer tenga un lugar honorable aquí", dijo Hoeneß.

Landauer, nacido el 28 de julio de 1884 en Planegg, hijo de comerciantes judíos, estuvo en varias etapas al frente del Bayern de Múnich. Entre 1913 y 1951 fue cuatro veces presidente del club, un total de 19 años. Logró grandes servicios para el club durante este tiempo. Bajo el visionario Landauer, el Bayern celebró en junio de 1932 su primer campeonato alemán.

Sólo nueve meses después, debido a la nueva situación política en Alemania, el 22 de marzo de 1933, se vio obligado a renunciar de su cargo debido a su origen judío. En 1938 estuvo internado durante 33 días en el campo de concentración de Dachau, y cinco meses más tarde emigró a Suiza. Después de la Segunda Guerra Mundial, Landauer regresó a Múnich y, en 1947, volvió a ser presidente del club.

"Consideramos que nuestra tarea es establecer una señal permanente contra el olvido", enfatizó el Prof. Dr. med. Dieter Mayer en su discurso. Recordó la "parte más negra y dolorosa de la historia de nuestro club" y advirtió "no cerrar los ojos y guardar el honorable recuerdo de todas las víctimas".

"Estoy muy contento de que lo honraron en mis viejos tiempos y de que su trabajo fuera reconocido", dijo Siegel, complacido por la apreciación tardía de su tío. Sus méritos para el Bayern fueron "mucho más grandes de lo que yo sabía, porque él nunca habló de eso", continuó el de 96 años. Mederer agradeció a la Presidencia y a la Junta del Bayern "por la confianza, la cooperación y por este lugar especial, que obtuvimos para este monumento". "Ahora Kurt Landauer está aquí nuevamente, a tamaño natural, y ve a su Bayern. ¡Bienvenido de nuevo, Kurt!".