presentada por
Buscar Fill-1
Menú
Entrevista

Neureuther: "Sin el Campus ya no sería posible"

Increase font size Text size

Felix Neureuther ha logrado 13 victorias en la Copa del Mundo en su carrera, lo que lo convierte en el esquíiador alemán más exitoso de la historia. A principios de julio, el de 35 años visitó el campus del Bayern para ofrecer a los jóvenes del campeón alemán una idea de su carrera. En una entrevista con fcbayern.com, el natural de Múnich habla sobre lo que quiere dar a los talentos, sobre la juventud como atletas competitivos y su relación con el Bayern.

La entrevista:

Terminaste tu carrera en marzo, los chicos del campus todavía están frente a ti. ¿Qué quieres darles en tu visita?
Felix Neureuther: "Simplemente experiencias. Especialmente aquí con los chicos en el campus, el fútbol siempre es el foco. Como deportista, siempre ha sido bueno para mí hablar con deportistas de otros deportes e intercambiar experiencias. Cómo lidiar con las lesiones, cómo se ve su entrenamiento o qué se siente cuando se le permite bajar una pendiente frente a 50.000 personas. No tengo 90 minutos para hacerlo, solo un minuto. Pero no puedo permitirme un error. Los chicos pueden permitirse errores. Intercambiar tales experiencias es, en mi opinión, especialmente para los adolescentes algo hermoso. Por lo tanto, me sentí muy feliz cuando el Bayern me llamó y me preguntó si estaba disponible para una conferencia. Especialmente cuando se trata de adolescentes, realmente te gusta hacer eso".

¿Un deportista de competición es igual a otro deportista de competición, o hay una diferencia entre luchar contra el reloj o luchar con todo un equipo?
Neureuther: "Es diferente. Como deportista individual, solo eres realmente responsable de tí mismo, como deportista de equipo, por supuesto, otros factores juegan un papel importante. Pero, en general, cuentan los mismos valores: cómo llegar a la cima. Por un lado, el talento es muy importante, por el otro, absoluta voluntad y dedicación. Hay muchos paralelismos. Más que nada, algunos trucos que haces en un día en que las cosas no van tan bien o cuando es difícil levantarse y tienes que entrenar".

¿Cómo fue tu juventud como deportista de competición? ¿Fue difícil tener que prescindir de muchas cosas?
Neureuther: "Sí, claro. Eran otros tiempos también. Ha evolucionado increíblemente y todo es mucho más profesional que hace 20 años. Hoy en día, a la edad de trece o catorce años, el control del entrenamiento se está estableciendo para posteriores carreras. Hay menos tiempo para otras cosas que antes. Por entonces, podías hacer algunas tonterías (risas). Esto es casi imposible con la densidad de rendimiento de hoy. Tuve la suerte de tener una experiencia de la juventud y de la infancia. Esto ya no es tan fácil hoy en día, también a través de las redes sociales y todas las influencias que vienen con ello. Pero, por supuesto, para mí como adulto fue más difícil mantenerme al día con los chicos, porque estaban muy bien educados en el campo profesional".

Creciste en una familia de deportistas. ¿Puede un lugar como el campus ofrecer un entorno similar?
Neureuther: "Cuando tenía 14, 15 años, también me pregunté: "¿Vas a ir a un internado deportivo o no?" No lo hice porque no quería separarme de mi familia tan pronto y quería vivir en Garmisch -Partenkirchen y tuve la oportunidad de combinar perfectamente el esquí con la escuela. No muchos lo han hecho. Por eso ya no es posible sin una institución como el FC Bayern Campus. Incluso si usted ve cómo otros clubes juveniles están mejorando - ¡es una locura! Esto ya no se puede comparar en absoluto con el pasado".

En Bastian Schweinsteiger tienes un buen amigo que dio el salto a los profesionales del Bayern. ¿Cómo seguiste su camino?
Neureuther: "Muy intenso, nos conocemos desde que tenemos siete años y hemos vivido mucho juntos. A la edad de 13 años, Basti decidió ir al Bayern, yo decidí convertirme en esquiador. Luego fue a la academia juvenil en la Säbener Strasse. Luego nos perdimos de vista porque todavía no había teléfonos móviles. Cinco años más tarde, cuando él ya estaba en los profesionales y yo ya iba las pruebas de la Copa del Mundo, un periódico llegó al hecho de que teníamos un pasado común. Desde entonces nos hemos vuelto a ver y estamos muy conectados desde aquello. Ahí ya sí teníamos teléfonos móviles, ¡uno cacharros viejos (risas)!

¿Alguna vez has coqueteado con una carrera como la de futbolista?
Neureuther: "También tuve un poco de talento en el fútbol, pero siempre fui mejor esquiando. Estaba claro desde el principio qué camino tomar. El fútbol siempre ha sido una de mis pasiones locas y aún lo es hoy. El deporte de equipo me divierte mucho. La idea de ganar y perder como equipo me ha aterrorizado. También jugué en la Clase A durante un tiempo relativamente largo, aunque ya competía en la Copa del Mundo. Eso no siempre fue bien recibido. Pero en algún momento llegó el momento en que me dije a mí mismo: 'Chico, sé inteligente. Muchas cosas pueden pasar en el campo de fútbol. ¡Concéntrate en lo que tiene más sentido! "(Risas)

Eres conocido por ser un gran aficionado del Bayern. ¿Cómo sucedió eso?
Neureuther: "Mi padre es también fan del Bayern. Por eso no tenía elección. Me llevó al estadio olímpico cuando era un muchachillo de cuatro o cinco años".

¿Qué partidos del Bayern son para tí los más recordados?
Neureuther: "La final de la Liga de Campeones contra el Manchester fue increíble. Estuve en la final de Múnich, cuando Basti estrelló una pelota contra el exterior del poste. No olvidaré eso en la vida. Al año siguiente, estuve en la final de Londres contra el Borussia Dortmund, donde ganó el Bayern. Si alguien cae al suelo como Basti después de la final en Múnich y finalmente levanta el trofeo, eso fue muy bonito de experimentar. Hoy día, me pone la piel de gallina".

¿Cómo se ve un sábado de Bundesliga en casa Neureuther?
Neureuther: "Cuando corrí aal día siguiente, disfrutaba viendo los partidos en mi portátil mientras me preparaba para el día siguiente en la bicicleta estática. Pero, sobre todo, me gusta estar en casa con los chicos en la taberna del fútbol. Y si el tiempo lo permite, por supuesto en el estadio".

¿Ves un partido del Bayern como un (ex) deportista de competición desde otros puntos de vista o es solo como un aficionado?
Neureuther: "¡En primer lugar soy un fan! En el fútbol, 80 millones de personas piensan que podrían ser seleccionadores y que tú mismo puedes hacerlo (risas). Pero ya he visto un partido con Basti. Como entiende el juego, todos estamos muy lejos de eso. Eso también es normal. Como deportista de competición, puedes ver si un jugador está en forma. Tienes un ojo para ello. Pero técnicamente y tácticamente estás muy lejos".

La temporada pasada durante mucho tiempo no parecía que fuera a llegar ni un solo título, al final fueron dos. ¿Más tensión al final también significa más alegría para los seguidores?
Neureuther: "Sí, porque se pone más emocionante. Si la tensión aumenta, es lo que se necesita en el deporte: las emociones. Cuanto más emocionante se pone, mejor es. Por supuesto, preferiblemente como en 2001, cuando Patrick Andersson en Hamburgo sigue la metió dentro en el tiempo añadido. Esos son los mejores momentos, eso es lo que ansías. Por supuesto que hubo un poco de aburrimiento en los años anteriores, así que el duelo con el Dortmund de la temporada pasada fue muy bonito. Pero al final fue la calidad y la grandeza lo que hizo que el Bayern volviera a casa con bastante grandeza.

¿Qué esperas de Bayern en la próxima temporada?
Neureuther: "Será emocionante. Ha habido algunos cambios interesantes en el mercado de fichajes, por ejemplo, que Mats Hummels volvió al BVB. También tengo curiosidad por lo que pasa con el Bayern. Pero al final, es así, los otros pueden comprar lo que quieran. La calidad en el equipo del Bayern siempre es mayor y, por lo tanto, volverán a ser campeones de liga en la próxima temporada".

Noticias