"El Bayern se permite este 'lujo'"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

En sus días en la cancha, Karl-Heinz Rummenigge fue uno de los mejores futbolistas de su generación. Anotó 217 goles con el Bayern; solo Gerd Müller (506) anotó con más frecuencia. Hoy, el exdelantero lidera al campeón de récord alemán como directivo de nivel mundial. En una entrevista con la revista del club "51", el de 63 años habla sobre los tiempos cambiantes, su posible salida del FCB y el lujo de su club de poder actuar de una forma más humana que otros.

Entrevista con Karl-Heinz Rummnigge

**Sr. Rummenigge, el final de la temporada fue muy emotivo con la despedida de Franck Ribéry, Arjen Robben y Rafinha. ¿Pueden otros jugadores extranjeros volver a ser figuras creadoras de identidad?
Karl-Heinz Rummenigge: "Nos interesa la continuidad. Franck Ribéry llegó en 2007 y quiso irse en 2008. Tuvimos ofertas increíbles. Pero a lo largo de los años, Baviera se convirtió en su patria. No es casualidad que regrese después de su carrera. El FC Barcelona tiene el famoso eslogan "Més que un club" - "Más que un club". Eso también se aplica al Bayern de Múnich. Cultivamos nuestra cultura. También en el futuro encontraremos los mejores jugadores que ven más en el Bayern que solo un club de fútbol. Uno como Joshua Kimmich me me produce mucha alegría. Él ha interiorizado completamente al FC Bayern en sus cuatro años aquí. Un Niklas Süle también se convirtió en su primer año de niño a hombre. Él sabe lo que significa llevar nuestra camiseta".

¿Cómo fue eso realmente para usted?
Rummenigge: "Me uní al FC Bayern en 1974, a la edad de 18 años. En el primer entrenamiento llegué el primero al campo y primero me cambié en una esquina. Había alrededor de 10.000 espectadores allí. Entonces todos los nuevos Campeones del Mundo aparecieron en orden, el primero Gerd Müller, el último Franz Beckenbauer. Hubo grandes aplausos. Entonces pensé: "Mamma mia, ¿qué está pasando aquí?" Mi respeto fue enorme. En las primeras dos semanas, traté a todos los jugadores de usted. Hasta que Gerd Müller me dijo: "Yo soy Gerd". Después de cuatro semanas, lo supe: Aquí solo cuentan las victorias, sobre eso está construido todo el club. Esta es la escuela del Bayern. Si no internalizas eso, nunca triunfarás aquí".

¿Qué fue lo que más notó en sus primeros días?
Rummenigge: "Entre otros, el manager Robert Schwan. Era duro y, sin embargo, generoso. Tuvimos los cuartos de final contra el Ereván. Hubo 15.000 marcos de premio. Mi salario era de solo 3.000 marcos. Estoy en la oficina del gerente: "Sr. Schwan, ha habido un error". Él dijo: "¡Fuera! Tan mal como jugaste, puedes estar contento de haber conseguido 3.000". Después de eso, marqué muchos goles. Dos meses después, recibí un pago posterior de 15.000 marcos. Regresé al gerente: "Sr. Schwan, ahora tengo demasiado. 15.000 más 3.000 son 18.000 ". Así que él dijo:" ¡Y también eres tonto!". Schwan era un muy espabilado. Uli Hoeness, que se convirtió en su sucesor, aprendió mucho de él".

**Mientras tanto, se suceden los fichajes al lado de Hoeneß. Las negociaciones más curiosas tuvieron lugar en el salón del jefe del club Olimpia de Asunción, cuando trajeron a Roque Santa Cruz de Paraguay, dijo el presidente en la edición de abril de "51".
Rummenigge: "Sí, pero no contó lo que fue realmente divertido después del acuerdo: las negociaciones fueron eternas, Uli y yo tuvimos que irnos al aeropuerto para ir a Buenos Aires y de allí a Múnich. 20 minutos antes de la salida, nos dirigimos a toda velocidad por la terminal. Estoy un poco por delante y oigo, nunca olvidaré cómo Uli grita detrás de mí. Me doy la vuelta y él dice: "¡Rotura muscular!" Luego agarré un carrito de equipaje, puse nuestras bolsas en él y le dije: "¡Siéntate!" Y entonces nos dirigimos a la puerta. Pero, por supuesto, llegamos muy tarde, la máquina ya rodaba por la pista de despegue. Hablamos con la señora en el mostrador de forma persuasiva y, de hecho, se ordenó el regreso del avión. Cuando entramos, todos nos miraron enfadados. Pero estábamos felices y empezamos con un whisky. Uli estuvo cojeando durante tres semanas".

**Durante 17 años, usted ha estado dirigiendo un club que se ha creado durante mucho tiempo como un grupo de empresas. ¿Se perderá el romanticismo del fútbol en algún momento?
Rummenigge: "No, sigo siendo un romántico. Recientemente me preguntaron si estoy pensando en el dinero durante un partido. Estuve bastante sorprendido. No, durante un partido pienso en el partido. En la oficina me interesan las finanzas, ese es mi trabajo. Podemos sentirnos orgullosos del hecho de que aseguramos una financiación seria año tras año, y al mismo tiempo somos un club familiar, ya que a menudo el algo que no existe a este nivel en un mundo del fútbol cada vez más irracional. Pero fuera de la oficina, veo el fútbol como solía hacerlo cuando era un niño en Lippstadt. Me encanta el fútbol. Mi mejor domingo es cuando veo tres o cuatro partidos en la televisión ".

¿Cómo ha cambiado en los 17 años?
Rummenigge: "Estoy más relajado. En otoño, después de nuestro grotesco 3-3 contra el Dusseldorf, estaba emocionalmente cargado: Uli, por cierto, al menos un paso por encima de mí. Discutimos lo que es normal en esa situación: éramos quintos, algo que el Bayern no puede permitirse. Pero luego nos dijimos: nos vamos a casa ahora, dormimos dos noches y seguimos discutiendo en la oficina a las nueve de la mañana del lunes. Antes, solíamos no reprimirnos en tal situación".

**Cada una de sus decisiones se discute en público. ¿Cómo lidia con eso? El otoño pasado, la rueda de prensa del Bayern causó mucha malicia.
Rummenigge: "Tenemos que aceptar la crítica. Nosotros también hacemos eso. Hicimos esa conferencia de prensa una vez, fue un error, lo admitimos honestamente. Para nosotros está marcado, algo así nunca volverá a suceder. Si todavía podemos tenerlos en nuestros oídos ocho meses más tarde y todavía hojeo las páginas es que tiene que ser bueno. Eso no significa que no aprendamos de nuestros errores. La crítica en sí misma no es nada mala, siempre y cuando siga siendo objetiva".

¿Cómo ve usted la crítica de que el cambio del Bayern no funciona?
Rummenigge: "Habríamos tenido que defendernos más contra este debate del cambio. Nuestro equipo tiene una buena mezcla. Un cambio no solo puede hacerse en el campo con personas de 18, 19 y 20 años. Y no puedes hacerlo en un solo paso, porque entonces cargas con demasiada responsabilidad a los chicos. Nuestra mezcla fue la ventaja que tuvimos sobre el Dortmund en las últimas fases de la temporada. Dado que la experiencia de ciertos jugadores dio sus frutos nuevamente con los títulos".

¿Cómo de difícil es ser duro como jefe, y aún así ser humano? Al final de la temporada, James te pidió que lo dejaras ir. Por razones financieras se tendría que haber ejercido la opción de compra.
Rummenigge: "Sí, pero los seres humanos son siempre el factor más importante aquí. Teníamos que aceptar eso. Sospecho que otros clubes ante eso hacen algo diferente. Desafortunadamente, para muchos el fútbol es un negocio. Pero el fútbol no puede ser la trata de personas. No es el estilo del Bayern convertir a un jugador en un negocio. La filosofía vale tanto como las personas que están detrás de ella. Aquí no podemos hablar siempre de valores aquí y luego retirar tal cosa. El Bayern se permite este "lujo": ser diferente a muchos otros. Más humano, más honesto. La mayoría de los jugadores lo devuelven. No es una coincidencia que el factor de bienestar aquí sea innegablemente alto".

¿Qué debería decir la gente sobre usted?
Rummenigge:"No tengo que ser elogiado. Pero el respeto es importante para mí. Como jugador, quieres que los aficionados te animen. Si marcas un gol en un estadio con 70.000 personas, es una explosión de sensaciones. Nunca olvidaré lo orgulloso que estaba de volver a casa cuando anoté mi primer gol con el Bayern. Quiero hacer mi trabajo entre bastidores ahora, sin duda. Pero los aficionados terminarán recordando más y más a los jugadores que a los funcionarios. Y eso es perfectamente cierto también".

¿Piensa en su despedida en 2021?
Rummenigge: "No, todavía queremos marcar la diferencia. Creo que es importante estar dispuesto a poner algo en manos de gente más joven. Esto es lo que le va a pasar con Oliver Kahn. Nunca me consideré indispensable. Cuando Franz Beckenbauer se fue a Nueva York en 1977, todo el mundo opinaba: Ahora el club se hunde. Algunos meses hubo un ambiente extraño. Pero entonces todo fue rediseñado. Desde entonces he sabido que todo el mundo puede ser sustituido en el Bayern".

¿Son estos dos años y medio ahora hasta su marcha su momento más importante?
Rummenigge: „Siempre tenemos las más altas pretensiones en el Bayern. Me gustaría despedirme por la puerta grande. Llegué a través de la pequeña, casi me colé en ella, fue tan increíble por aquel entonces. Siempre estaré agradecido al Bayern por haberme confiado este trabajo. Y donde quiera que vaya, iré de nuevo con respeto. Porque, simplemente es un club que me impresiona, tanto de joven como hoy en día".


Temas de este artículo

Comparte este artículo