Intenso entrenamiento ante 2.000 aficionados

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Hay una asentada tradición que los aficionados estiman especialmente: los entrenamientos abiertos al público en la Säbener Straße. Este domingo por la mañana Niko Kovac preparó una sesión a la que asistieron más de 2.000 aficionados del Bayern. Los jugadores agradecieron la generosa respuesta de la afición y despacharon con gusto numerosos autógrafos y fotografías.

Posteriormente se calzaron las botas y tocó trabajar, una jornada con la que los aficionados pudieron comprobar en persona la dureza con la que se prepara la temporada. El programa incluyó 45 minutos de intensos ejercicios de fuerza con pesas, máquinas y sprints que exigieron al máximo a Thiago Alcántara y cía. La práctica con pelota fue recibida con alegría por la plantilla.

A partir de entonces el público asistente pudo apreciar la técnica y calidad de los jugadores, primero con ejercicios de disparo a puerta y después con un partidillo en los que pusieron en práctica regates, veloces transiciones y deliciosos goles. A pesar de la dureza del entrenamiento el mejor de los ambientes fue palpable en todo momento; el público ovacionó y se divirtió con las acciones más llamativas.

Una vez cumplidas con generosidad las dos horas de trabajo Kovac puso fin a la vigorosa jornada con su silbato. Con incipientes agujetas en las piernas y con la fatiga asomando en los rostros el plantel se replegó en el vestuario. La pretemporada es una fase muy dura del año, pero con el impagable apoyo de la afición en la banda todo resulta mucho más llevadero.


Temas de este artículo

Comparte este artículo