presentada por
Buscar Fill-1
Menú
"Objetivo cumplido"

A la pausa internacional con la victoria más abultada de la temporada

Increase font size Text size

La alegría se apoderó de los aficionados del Bayern después del pitido final. Thiago se quedó un rato tirando a puerta con su hijo Gabriel frente a la curva sur del Allianz Arena tras el partido en casa contra el Mainz. A medida que el chico se acercaba a la portería, la ovación era cada vez mayor hasta que el balón cruzó la línea de gol. Ese fue el feliz final de una tarde en la que los seguidores del gran campeón alemán pudieorn celebrar seis goles en la clara victoria 6-1 (2-1) de su equipo.

Sin embargo, bajo un gran ambiente y temperaturas veraniegas, los 75,000 espectadores tuvieron que recurrir a la paciencia al principio del encuentro. Durante casi media hora, vieron un juego que era "justo lo que queríamos", tal y como analizó posteriormente el entrenador visitante Sandro Schwarz. El Mainz no dejó apenas espacios al Bayern, fue agresivo en los uno contra uno y se agarró al gol tempranero de Jean-Paul Boetius (minuto 6) que les permitió disfrutar de una sorprendente ventaja.

"Hasta la pausa de refresco estuvimos muy aletargados. No supimos contestar a la agresividad del Mainz y pensamos que sería muy fácil", señaló el entrenador del Bayern Niko Kovač. "De alguna manera, estuvimos dormidos en los primeros minutos", admitió Niklas Süle. "Dejamos al Mainz demasiados espacios y nos pusimos por detrás en el marcador de forma merecida", agregó el central.

Thomas Müller después de la victoria ante el Mainz 05
"Victoria 6-1, objetivo cumplido y a seguir así".

Pero a mediados de la primera mitad, el equipo local "entró al partido", como explicó David Alaba. Los bávaros se volvieron dominantes, pusieron cada vez más bajo presión a los maguntinos e igualaron el marcador tras una volea de Benjamin Pavard (36') digna de ser vista. Justo antes del descanso, Alaba clavó un lanzamiento de falta directa por la escuadra que significó el 2-1. "Era importante llegar al descanso por delante", aclaró Süle.

Después del descanso, el Bayern mantuvo el ritmo y aprovechó sus oportunidades. "En la segunda mitad lo hicimos realmente bien, entramos rápido al partido y llegaron dos goles más", dijo Süle. Ivan Perišić (54') y Kingsley Coman (64') marcaron sus primeros goles, el goleador Robert Lewandowski (78') hizo su sexto gol de la temporada y el suplente Alphonso Davies (80') rubricó el set.

Realmente notable: la última vez que el gran campeón alemán tuvo seis goleadores diferentes en un mismo partido fue hace 21 años, concretamente el 21 de septiembre de 1998 (6-1 contra el Hansa Rostock). Las nuevas incorporaciones Perišić y Philippe Coutinho celebraron así un brillante debut como titular con el conjunto de Múnich. Además, Perisic y Pavard, subcampeón del mundo croata y campeón mundial francés, se estrenaron como goleadores.

"Por supuesto, terminamos divirtiéndonos al final", dijo Thomas Müller, quien repartió dos goles por primera vez en su carrera como suplente y resumió la mayor victoria dee la temporada a su particular forma: "Victoria 6-1, objetivo cumplido y a seguir así". Después de la próxima pausa internacional, en dos semanas, el Bayern tendrá por delante un duro partido ante el RB Leipzig. "Muchos jugadores se marchan con sus selecciones, a ver cómo regresan. Y luego queremos ganar en Leipzig ", dijo Kovač.

Noticias