"¡No se es viejo con 30 años!"

Para escuchar
icon
Tamaño de letra
icon

Ivan Perišić dejó Croacia con 17 años y empezó su particular vuelta al mundo. Desde entonces ha dado batalla en cuatro ligas diferentes y en 2018 se convirtió en uno de los héroes que alcanzó la final del Mundial de Rusia 2018. El hecho de que generalmente se le subestime le espolea. Únicamente en la UEFA Champions League tiene cuentas pendientes y precisamente para eso vino al FC Bayern München. "Estoy preparado".

Entrevista con Ivan Perišić

Saliste de tu país con 17 años para marchar a Francia. El Bayern es el séptimo club en el que compites como profesional. ¿Te resulta complicado adaptarte a una nueva cultura?
"Nunca es fácil. Para mí es importante estar con mi mujer y mis dos hijos, aunque es más fácil cambiar sin hijos ya que puedes quedarte más tiempo en el hotel. Ahora mi hijo tiene mucha energía. Estoy contento de haber encontrado rápido una casa".

¿Conoces el concepto alemán "Wandervogel", algo así como "ave migratoria"?
"No, pero entiendo a lo que se refiere. Antes siempre cambiaba como muy tarde de equipo cada dos, tres años. Los cuatros años en el Inter de Milán son mi récord. Sencillamente no quería quedarme más de tres, cuatro años en un mismo club. Mi objetivo siempre fue conocer muchos países, aprender muchas lenguas y ponerme a prueba en muchas ligas. Hoy hablo cuatro idiomas, no está mal, ¿verdad?".

El Bayern es un club en el que tradicionalmente los jugadores no se marchan demasiado rápido. Karl-Heinz Rummenigge expresó recientemente que podía imaginarse una relación a largo plazo contigo.
"Yo también lo creo posible. Hasta ahora todo ha sido positivo en Múnich, a nivel privado y deportivo. Por ahora tengo un contrato de cesión de un año, con opción de compra. Simplemente voy paso a paso, día a día. Después, ya veremos".

Antes de ir al Inter jugaste para Borussia Dortmund y VfL Wolfsburg. ¿Cómo ha cambiado la Bundesliga en estos cuatro años que has estado fuera?
"Creo que ahora el nivel actual de la Bundesliga es mejor que hace cuatro años. Aquí hay muchos jugadores muy buenos, el ritmo se ha incrementado, los estadios están siempre llenos".

Has dicho que a menudo se te ha subestimado. ¿Es ello precisamente una motivación, para demostrarles a todos lo que eres?
"Por desgracia nunca he tenido una relación especialmente buena con los medios de comunicación, sencillamente porque no me gusta aparecer en la prensa todos los días. No es lo mío. Si eres futbolista y no lo haces, no tienes grupos de presión a tu favor. Cuando vine al Bayern se decía: Tiene 30 años y no es de los que está en más forma. Pero a mí me da igual. El campo de fútbol es el único sitio donde doy mis respuestas. Solo ahí es donde cuenta".

"Si quieres ganar algo en el fútbol, tienes que correr. Sin eso es imposible".

Ivan Perišić

No es habitual que jugadores de 30 años se incorporen al Bayern.
"Todos los equipos necesitan jugadores con cierta experiencia, igual que jugadores jóvenes y otros a mitad de ese camino. En el Bayern tenemos esa mezcla. Además, ¡no se es viejo con 30 años! Me encuentro bien. Mi plan es jugar siete, ocho años más. Hasta ahora [toca la mesa de madera] nunca tuve graves problemas con las lesiones. Espero que siga siendo así".

Hay imágenes tuyas en un torneo de ténis con Marin Cilic, ganador del abierto de EE.UU., también en un evento internacional de vóley-playa. ¿Eres un deportista polifacético?
"En mi familia siempre se practicó mucho deporte. Fútbol, balonmano, baloncesto... Un día llegué a casa y dije: voy a seguir con el fútbol, y creo que no fue una mala decisión. Jugábamos en la calle, en la playa, en todos los lados. Creo que fue la mejor época de mi vida. Lamentablemente es algo que los niños de hoy en día han perdido. Prefieren sentarse en casa y jugar con la tableta. Ya no se ven tantos niños afuera, no me parece bien".

En el Mundial de 2018 recorriste 72,5 km en el campo, más que cualquier otro jugador.
(Ríe) "Si quieres ganar algo en el fútbol, tienes que correr. Sin eso es imposible. Siempre he corrido mucho. La diferencia es que ahora sé mejor hacia dónde tengo que hacerlo. Mi etapa en Italia me sirvió de mucho".

Antes del Mundial de Rusia tu madre soñaba con una final entre Croacia y Francia. ¿Sueña ahora con una final de Liga de Campeones con el Bayern?
(Ríe) "No tendría nada en contra. Para mí sería un sueño seguir avanzando en la UCL. Ya he jugado dos Mundiales, un Europeo, pero me falta vivir esa experiencia en UEFA Champions League. En mi debut en 2014 con el Dortmund marqué al Arsenal, pero siempre vi puerta en la fase de grupos. Ahora tengo esa posibilidad con el Bayern. Estoy preparado".

El Bayern es tu tercer club en Alemania, tras tu paso por BVB y Wolfsburgo. ¿Es la Bundesliga la liga que más te gusta?
"Cuando era pequeño seguía por televisión todas las grandes ligas, también la Bundesliga. Mi sueño era llegar a jugar en esas ligas. La Bundesliga fue mi primera estación, aquí di los primeros pasos importantes en mi carrera. Ahora quiero ganar los máximos títulos posibles con el Bayern".

¿Quizá Alemania se ha convertido un poco en tu país?
"Alemania ocupa un lugar muy especial en mi corazón. Mi hijo nació en Dortmund, mi hija en Wolfsburgo, ambos son alemanes. Quizá tenga un tercer hijo en Múnich". (ríe)

En tu gemelo derecho llevas tatuada la iglesia de Omiš, donde naciste, así como la ciudad de Brujas y el Mundial de Rusia. ¿Tienes pensado algún tatuaje relacionado con Múnich?
"Omiš es mi ciudad, mi hogar. Después me he ido tatuando mi carrera futbolística entera. A veces algo de la ciudad, otras del club. Todavía estoy buscando algo adecuando para mi etapa en Múnich".


Temas de este artículo

Comparte este artículo